ARCHIVADO EN:

Los guionistas de la próxima película de la saga Misión Imposible podrían hacer que Tom Cruise saltara en paracaídas sobre Ciutat Vella con un solo objetivo: encontrar un alquiler asequible en un distrito donde la vivienda se ha convertido casi en un lujo para los vecinos de toda la vida. Podría ser una película en tres partes, como El Hobbit, y así le daría tiempo de hacer una búsqueda exhaustiva, aunque le costaría lo suyo.

Una consulta en tres de los principales portales de alquiler de Barcelona arroja una cifra tan significativa como deprimente para aquellos que todavía tienen esperanzas de encontrar un piso en Ciutat Vella: más del 75% de los anuncios que se cuelgan en estas páginas está por encima de los 1.000 euros al mes. Aunque el número de anuncios pueda variar ligeramente día a día y muchos estén repetidos entre portales, los datos no engañan. 

De los más de 3.000 anuncios colgados en Idealista, Fotocasa y Habitaclia, 2.367 piden más de 1.000 euros, un precio que no está al alcance de cualquiera y menos en una ciudad donde el sueldo medio (normalmente poco representativo) ronda los 22.000 euros brutos al año. Y lo peor es que buena parte de las ofertas están en el rango alto de los precios, es decir, a partir de 1.500 euros mensuales (ver tabla).
 

Ciutat Vella lloguers


DISTRITO GENTRIFICADO

En Ciutat Vella cada vez hay más gente que conoce el significado de la palabra gentrificación y, si no ha oído hablar de ella, seguro que ha sufrido las consecuencias. Es cierto que los anuncios de los portales de alquiler marcan las expectativas de los propietarios y no los precios reales que acaban plasmándose en los contratos, pero las perspectivas son poco halagüeñas. Los datos del padrón de 2016 reflejan un cambio demográfico: en la última década el distrito ha perdido un 11% de población, que ahora ronda los 100.000 habitantes.

Según la Generalitat, el año pasado los alquileres subieron un 9,3% (esta vez sí son datos reales y no aspiraciones) hasta situarse en 739 euros al mes de media y acumulan incrementos del 20% desde 2013. Sin embargo, la evolución durante 2016 deja incluso menos margen para un cambio a corto plazo. El precio medio de los alquileres que se cerraron entre octubre y diciembre fue de 783,28 euros, bastante por encima de la media anual.

Y ahora viene la siguiente duda: ¿Cuántos pisos están en alquiler en esa franja de precios? Pues muy, muy pocos. Por menos de 800 euros al mes encuentras 222 anuncios, apenas el 7,3% de la oferta total, y la mayoría son pisos de entre 30 y 50 metros cuadrados. La situación mejora ligeramente en los anuncios de más de 800 euros y menos de 1.000, pero no mucho: 438 ofertas (el 14,5% del total). ¿Conclusión? Encontrar alquileres asequibles en Ciutat Vella es una misión cada vez más imposible.