ARCHIVADO EN:

Barcelona pierde otro establecimiento centenario. En esta ocasión se trata de la Tocineria-Xacurteria Carmen, situada en el número 45 de la calle de Escudellers, en el barrio Gòtic. La tienda, que ahora regentaba Basi Pérez, baja la persiana por el aumento del precio de alquiler, disparados en una zona tomada por el turismo y con la gentrificación al orden del día. 

El local abrió por última vez este sábado y este domingo los vecinos han despedido a la última titular del negocio con una fiesta en la plaza de Georges Orwell en la que no han faltado las últimas butifarras y hamburguesas cocinadas por Basi, ha avanzado Betevé. La tocinería era una de las últimas con productos de elaboración propia que quedaban en el barrio.

900 EUROS

La clausura del comercio se sabe desde antes de Navidad. Hasta ahora, Basi pagaba unos 900 euros de alquiler, pero la propiedad decidió subírselo a principios de años para equiparlo a los precios del mercado que hay en la zona, muy cerca de la plaza Reial, y que se pueden situar en 1.600 euros mensuales.

Basi ha explicado que estos últimos años ha podido sobrevivir gracias a los encargos de los restaurantes del barrio, que han continuado apostando por sus productos, como el Bidasoa, Il Mercante di Venezia, Los Caracoles y el Cosmos de la Rambla, que hace un mes anunció que también echaba el cierre.

Los vecinos han entregado a Basi, conocida entre los clientes como la Mari, el antiguo cartel de la tocinería restaurado. El pasado jueves, un camión que pasaba por Escudellers lo golpeó y lo tiró al suelo. Los amigos de Basi lo recuperaron y lo arreglaron. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.