El vecindario de la Barceloneta trina ante el supuesto "desplante" que hizo la concejalía del distrito de Ciutat Vella el pasado lunes, 31 de mayo. El concejal de distrito, Jordi Rabassa, canceló el Consell de Barri agendado para ese día 15 minutos antes de su comienzo. 

¿Los motivos? La representación del Ayuntamiento de Barcelona alegó que la lluvia suponía un "inconveniente absoluto" para celebrar el órgano de participación ciudadana en la plaza de Hilari Salvadó del barrio marinero. Fuentes vecinales valoran a Metrópoli Abierta que la anulación fue "premeditada" por otras razones ajenas al clima. 

UN CONSELL DE BARRI CONCURRIDO

Salvador Soler Lozano, portavoz vecinal de la Barceloneta, argumenta que ese día "acudieron alrededor de 50 personas", cuando "normalmente" suelen asistir una decena. La alta concurrencia se debía al "descontento vecinal por los reiterados botellones masivos en la playa". "Los residentes del barrio llevan casi un mes y medio sin poder descansar debido a las concentraciones que se producen de jueves a domingo en la zona costera y a las que acuden entre 3.000 y 6.000 personas", explica el vecino. 

A pesar de ser un órgano participativo creado para resolver las cuestiones referentes al barrio y mejorar la calidad de vida urbana, los afectados se quedaron sin poder expresar al consistorio las problemáticas que suponen este tipo de eventos sin supervisión. Tampoco pudieron debatir el tema que se había pactado por ambas partes: el de la educación. Muchas familias están a la espera de saber dónde podrán inscribir a sus hijos tras el cierre del colegio concertado Sant Joan Baptista y, por ende, el de su escuela de preescolar, competencia exclusiva del Ayuntamiento de Barcelona. 

Uno de los botellones masivos en Barcelona / EUROPA PRESS
Uno de los botellones masivos realizado en una de las playas de la Barceloneta / EUROPA PRESS

TEMOR ANTE UN MACROBOTELLÓN POR SAN JUAN

La alternativa que puso la regidoría de Ciutat Vella fue la de posponer el consejo de barrio al próximo lunes, 21 de junio, tan solo dos días antes de la verbena de San Juan. Fuentes vecinales prevén que se celebre un macrobotellón de entre 60.000 y 100.000 personas que deje "desperfectos, incivismo, peleas y agresiones". 

Lozano explica a este medio que la nueva fecha "no deja margen de maniobra al barrio de la Barceloneta". Por ello, augura que la asistencia será muchísimo mayor y que regidores de otros partidos de la oposición se unirán a la convocatoria para apoyar al conjunto vecinal. 

"UNA EXCUSA DE MAL PAGADOR"

Manel Martínez, Vicepresidente de la Asociación Vecinal de la Barceloneta, explica a este medio que desde el Ayuntamiento "tenían muy asumido que el estado de ánimo de los vecinos estaba muy caldeado". El representante vecinal confirma que la anulación del Consell de Barri fue "frustrante". "Que en una época tan convulsa con los temas urgentes que ya teníamos pactados que los organizadores del proceso participativo no hayan mirado la previsión del tiempo y no hayan buscado un plan B en un espacio cerrado nos parece una excusa de mal pagador", argumenta Martínez.

La asociación vecinal afea que Rabassa no buscase una solución para escuchar a sus ciudadanos "después de un fin de semana caótico por los botellones". "Había incluso vecinos con pancartas", añaden. Manel Martínez augura que la sesión ordinaria de la Audiencia Pública de Ciutat Vella, programada para el próximo 15 de junio, será "movidita" a raíz del desplante de la concejalía. 

Botellón en la playa de Barceloneta, donde se han incrementado las intoxicaciones etílicas / EFE
Botellón en el monumento del Estel Ferit de la Barceloneta / EFE

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.