En los últimos años, el Born ha sido un barrio de muchos contrastes. Por ejemplo, ha sido capaz de venderse como un atractivo turístico aunque ello ha comportado algunos problemas graves de inseguridad. También destaca por ser una zona en la que residen personas de un espectro transversal: viven tanto jóvenes (ya sea solteros o con pareja) como ancianos.

La asociación Born Comerç busca desde hace unas semanas volver a conectar con su cliente barcelonés y también integrar el negocio de barrio con el vecindario. La organización se ha puesto manos a la obra y ha empezado a desarrollar algunas ideas, como lanzar una tarjeta de fidelización y ofrecer un servicio de consigna gratis para los vecinos residentes en la zona.

CRECE LA INSEGURIDAD EN LOS ÚLTIMOS MESES 

Un equipo de Metrópoli Abierta ha salido a la calle y ha conversado este lunes con cinco comerciantes y trabajadores del barrio. Todos ellos han dado su opinión sobre este proyecto aunque desde perspectivas distintas.

A Xènia, encargada de la tienda de venta de colchones en la plaza Comercial, Calma House, le parece “muy bien” iniciativas como ésta, pero es partidaria de atacar los problemas “de raíz”. En este sentido, desde su punto de vista, Barcelona es una ciudad “por y para el turismo”.

Pero también denuncia problemas de inseguridad. “Aquí nos entraron robar el pasado mes de diciembre, hubo un homicidio cerca de aquí, en la calle del Rec hace unas semanas, y unos días atrás robaron a un anciano en la calle de la Princesa en plena luz del día”, afirma Xènia.

POR LA NOCHE, MÁS PROBLEMAS

Por otro lado, a Èric, que trabaja en la óptica de la calle Antic de Sant Joan, Lobster, le parece una idea “perfecta” acercar los comercios del Born y el barrio, en general, más a un público que reside en Barcelona y no solo a sus visitantes.

Èric trabaja en la óptica Lobster, en la calle Antic de Sant Joan / DF
Èric trabaja en la óptica Lobster, en la calle Antic de Sant Joan / DF

Aunque eso sí, en su tienda no les han entrado a robar. Una de las causas que apunta Èric es que es un comercio que abre “de día”. “No somos un bar, no trabajamos por la noche”, añade el joven dependiente.

ROBAN IGUAL QUE EN OTROS BARRIOS CÉNTRICOS

Vilyian es el encargado de la tienda de ropa deportiva, Roots, cercano al Born Centre Cultural. Este chico afirma sobre el cambio de estrategia que ya se han hecho algunos avances para los residentes desde el Ayuntamiento con una mejora de la recogida del reciclaje, por ejemplo.

Vilyian es el encargado de la tienda Roots / DF
Vilyian es el encargado de la tienda Roots / DF

Pero no se muestra tan optimista cuando habla de la delincuencia imperante en la zona. Sobre ello, cree que existe con la misma intensidad que en otras zonas turísticas de la ciudad. “Al final quien roba lo continuará haciendo porque no dejarán de venir turistas por el barrio”, señala Vilyian.

AMAZON, UN COMPETIDOR INALCANZABLE

Para Mireia, dueña de una tienda que vende productos para perros en la calle del Rec, Barkcelona, el comercio de aquí “siempre ha tenido la gente del barrio”. Y añade que “haya bajadas de persianas no es solo algo que pase en el Born sino en toda Barcelona. Amazon ha hecho mucho daño”.

Además, esta comerciante avisa que, “por desgracia, será difícil que desaparezca la inseguridad de las calles porque la zona es un punto de mucha afluencia turística”.

NEGOCIOS SIN FUTURO  

Mientras que Juan Miso, que ostenta un quiosco en el barrio, se queja de que el Ayuntamiento debería hacer “algo más” para ayudar a los comercios como el suyo. Se muestra preocupado por un posible cierre y calcula que a su negocio le quedan “un par de años”.

Juan Miso es dueño de un kiosko en el paseo del Born / DF
Juan Miso es el dueño de un quiosco en el paseo del Born / DF

Pero, eso sí, él denuncia públicamente en declaraciones a este medio que algunos sucesos que pasan en el centro de la ciudad se atribuye en prensa a algo que ha ocurrido en el Born cuando, según él, esto no es así. “Si hay un robo en la Rambla, que no digan que ha sido aquí porque esto ahuyenta a los que deberían a comprar en la zona”.

En definitiva, este nuevo proyecto impulsado por Bon Comerç, con la colaboración del gobierno municipal, es visto como algo positivo aunque también habrá que ver cómo es en profundidad. Este martes por la mañana se hará su presentación oficial en la Llotja de Mar