La lucha de los vecinos del Raval para acabar con los narcopisos que anidan en el barrio ha pasado de las caceroladas a la arena política. La alcaldesa accidental de Barcelona y teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, ha pedido este miércoles más "implicación" de la Conselleria de Interior de la Generalitat y los Mossos d'Esquadra para acabar con la lacra que supone la venta de drogas en la zona.

Sanz ha recordado que el tráfico de drogas es competencia de la Generalitat y ha pedido a los Mossos agilidad en la petición de órdenes judiciales para entrar en estos pisos. Así mismo, la teniente de alcalde ha defendido que el Ayuntamiento y el distrito trabajan en coordinación con la Guardia Urbana y los Mossos en un asunto que ha calificado de "complejo" y en el que es "imprescindible" la colaboración de los vecinos.

Según ha adelantado Sanz, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, prevé reunirse próximamente con el conseller de Interior, Joaquim Forn -concejal del grupo Demòcrata hasta su nombramiento en julio-, en un encuentro en el que pretende abordar este asunto y pedir que los Mossos actúen con "contundencia".

La teniente de alcalde ha recordado que se han cerrado 21 pisos en los últimos meses y que las operaciones se han intensificado desde julio -con siete puntos de venta desmantelados-, y ha pedido mantener la coordinación entre cuerpos policiales y administraciones para evitar que este fenómeno se "enquiste".

DIÁLOGO PARA EVITAR OCUPACIONES

Ademá de trabajar para desmantelar los narcopisos, Sanz ha resaltado que el Ayuntamiento también dialoga con entidades bancarias y financieras y con pequeños propietarios para evitar la ocupación de fincas vacías en el barrio que se conviertan en puntoss de venta y consumo de droga.

La alcaldesa accidental ha asegurado que el Raval es uno de los barrios emblemáticos y prioritarios de la ciudad para el Gobierno municipal y que durante esta primera mitad de la legistatura, el equipo de Colau ha impulsado medidas para que los vecinos no se vayan del barrio y puedan "descansar tranquilos", aludiendo a normativas como la de vehículos de movilidad personal (VMP).

Concentración de vecinos del Raval frente a un punto de venta / @accioraval
Concentración de vecinos del Raval frente a un punto de venta / @accioraval

ERC, C'S Y PP PIDEN MÁS PRESENCIA POLICIAL

Otros partidos del arco político municipal se han sumado a la petición del Gobierno de Colau. Es el caso del líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, que ha pedido mayor presencia de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana en el Raval y ha asegurado que la situación es "intolerable".

Bosch ha destacado que los vecinos están preocupados por lo que ocurre en el barrio y ha lamentado "que no se actúe de forma preventiva", sino una vez los propietarios encuentran su piso convertido en un punto de venta de droga. Por eso, el republicano ha recordado que su partido ya pidió crear un censo de pisos vacíos para prevenir este tipo de situaciones.

Por su parte, el líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha exigido acciones "conjuntas y contundentes" al Ayuntamiento de Barcelona y a la Generalitat para acabar con los narcopisos del Raval a través de la movilización de la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra.

En declaraciones a los medios, Fernández ha pedido poner freno a la situación de delincuencia, drogas e incivismo que sufre el barrio con "un plan de choque" que cuente con el apoyo del consistorio y la Generalitat y "la máxima sensibilidad y celeridad de las instancias judiciales".

Según Fernández, es necesaria una presencia continuada, intensa y efectiva de los Mossos y la Guardia Urbana para garantizar la desocupación inmediata de estos pisos, y "hacer caso a los vecinos", que están denunciando "una situación que ha estallado" con acciones como las caceroladas a pie de calle.

Opinión con la que ha coincidido el concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Koldo Blanco, que ha pedido a Colau que actúe "contra las mafias que okupan pisos en el barrio del Raval para usarlos como puntos de venta y consumo de drogas". "Éstas actividades rompen la convivencia en el barrio y en las comunidades de vecinos", ha asegurado en declaraciones a los medios, en las que también ha criticado la falta de acción municipal. "El Ayuntamiento no puede ser equidistante y abandonar a los vecinos a su suerte", ha sentenciado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.