ARCHIVADO EN:

Barcelona tendrá una ruta dedicada a Pablo Picaso. La comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deportes ha aprobado este semana la creación del citado recorrido a petición del PP. El concejal Óscar Ramírez defiende la necesidad de que la ciudad disponga de un recorrido que destaque los lugares de Barcelona en los que vivió y trabajó el artista. La propuesta ha sido apoyada por todos los grupos municipales y debería ser promovida por el Ayuntamiento y el Museu Picasso.

La ruta señalizará algunos de los espacios más desconocidos del pintor malagueño, entre ellos el primer taller de la calle de la Plata, 4, un espacio que ahora se encuentra en un estado de abandono, y que Picasso compartió con Manuel Pallarés. Con posterioridad, el artista, que se instaló en la capital catalana con su familia en 1895, donde vivió hasta 1904 con idas y venidas, trabajó en otros estudios, como en Comerç, 28, y en Nou de la Rambla, 10. Fuentes municipales garantizan que el itinerario será una realidad, pero no ponen fecha.

UN MILLÓN DE VISITANTES

Según Ramírez, la puesta en marcha de este itinerario "internacionalizará Barcelona como capital cultural y potenciará el turismo de calidad", subraya el edil popular. Actualmente, el Museu Picasso recibe cada año un millón de visitantes. Ramírez sostiene la necesidad de señalizar todos estos lugares con atriles o placas. El teniente de alcaldía del gobierno municipal, Joan Subirats, ha recogido el guante, pero precisó que estudiarán los lugares que se marcarán para evitar una "hiperseñalización" de las calles de Ciutat Vella.  

El friso de Picasso en el Colegio de Arquitectos de Cataluña / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
El friso de Picasso en el Colegio de Arquitectos de Cataluña / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

El recorrido sobre la figura de Picasso también debería tener parada en el restaurante Els Quatre Gats, en la calle de Montsió, 3, que se inauguró en 1897 y para el que, dos años después, el artista diseñó el menú e hizo su primera exposición en 1900. Picasso también es autor del friso de Colegio de Arquitectos de Cataluña, recuerda Ramirez. Tuvo en el Hotel Ranzini su última estancia en Barcelona, entre junio y noviembre de 1917. Y las señoritas de Aviñón, la obra con la que se inició el cubismo, debe su titulo a la calle del Gòtic y no a la ciudad francesa.