La ciudad de Barcelona ha recuperado un espacio mítico, el rompeolas. Aunque el actual es únicamente un espacio de paseo para los peatones, por lo que los coches no tendrán acceso, el nuevo paseo permite a muchos ciudadanos rememorar los paseos que pudieron llevar a cabo durante muchos años en el viejo rompeolas.

El nuevo espacio se encuentra en la Marina Vela, la zona de ocio que se encuentra al lado de la Nova Bocana, en el Port Vell. Este nuevo paseo supone la continuidad del paseo Marítim

El nuevo paseo del rompeolas, que tiene 400 metros de longitud y una superficie de casi 5.000 metros cuadrados, ha sido inaugurado por la presidenta del Port de Barcelona, Merce Conesa, la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, y la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin.

El nuevo rompeolas permite un visión magnífica sobre buena parte de la ciudad ya que por un lado se puede ver toda la zona costera y por el otro la zona que rodea la montaña de Montjuïc.

COLABORACIÓN

El nuevo proyecto nace de la colaboración entre el Port y la empresa adjudicataria de la concesión, Marina Vela, que ha invertido alrededor de 30 millones de euros en el puerto deportivo y los espacios adyacentes.

La Marina Vela, los muelles y la plaza Central de la instalación serán accesibles en horario diurno. La instalación para embarcaciones deportivas y de ocio ofrece 134 amarres al agua, permite almacenar en la marina seca mñas de 200 embarcaciones de hasta nueve metros de eslora e integra la base náutica en Barcelona de la Cruz Roja y la base de prácticas de la Facultad de Náutica de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

En una futura fase, el ámbito de la Nova Bocana incluirá la urbanización de nuevos espacios que sumarán 7.900 metros cuadrados adicionales: la Rambla de la Marina y el edificio Mirador PortaBarcelona, además de un proyecto arquitectónico de tematización que permitirá rememorar el antiguo rompeolas.