El Ayuntamiento de Barcelona ha multado a 181 bares y restaurantes de Ciutat Vella entre el 20 de marzo de 2020 y el 20 de julio de 2021, es decir durante la crisis sanitaria, detalla el balance de procedimientos sancionadores abiertos en el distrito. Las denuncias son por terrazas sin permiso. Evidentemente, las multas de la pandemia se empezaron a poner tras la reapertura de los establecimientos después del confinamiento y la clausura de las actividades no esenciales de la primavera del año pasado.

Algunos titulares de locales de restauración del barrio Gòtic han mostrado a Metrópoli su malestar por las multas que les están imponiendo en plena pandemia por poner unas pocas mesas sin permiso en la calle para completar los ingresos en una situación muy complicada para sacar adelante los negocios con las limitaciones de aforo y horario y el miedo de numerosos clientes a encerrarse en los interiores. Distintos negocios pidieron tener una terraza legal pero no se les concedió.

OROGRAFÍA DE CALLES ESTRECHAS

Las fuentes municipales consultadas recuerdan que ya anunciaron que se facilitarían las concesiones de licencias a bares y restaurantes, "para ayudarlos a superar la dura crisis provocada por la pandemia". Y aseguran que así se ha hecho. "En Ciutat Vella se ha seguido esta directriz, y desde mayo de 2020 se han concedido 278 permisos excepcionales de terrazas.

Desde el distrito de Ciutat Vella, que comanda el concejal Jordi Rabassa (Barcelona en Comú) explican que el territorio del distrito, con cuatro barrios (Barceloneta, Raval, Sant Pere, Santa Caterina i Ribera, y Gòtic), tiene una orografía de calles estrechas que, en algunos casos, ha impedido conceder determinadas licencias de terrazas porque no había bastante espacio físico para ponerlas. Según el Ayuntamiento, las mesas y sillas no pueden ir enganchadas a la fachada para facilitar la movilidad de personas con alguna discapacidad. 

Así, cuando se ha detectado una terraza que no contaba con la correspondiente autorización, se ha procedido a sancionar. "Lo que se ha hecho ha sido hacer cumplir la normativa, especialmente en barrios como la Barceloneta, atendiendo a demandas vecinales". Las 181 multas impuestas durante la pandemia suponen un descenso del 57% respecto al periodo comprendido entre el 20 de marzo de 2018 y el 20 de julio de 2019, cuando se denunció a 421 establecimientos por incumplimientos. Los citados son las dos épocas de las que el Ayuntamiento ha facilitado las multas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.