ARCHIVADO EN:

El Ayuntamiento de Barcelona ha salvado a la librería Sant Jordi. El histórico establecimiento de la calle de Ferran, en el barrio Gòtic, se trasladará a un local de propiedad municipal en el barrio del Raval, concretamente al número 43 de la calle d'en Robador, junto a la Filmoteca de Catalunya.  El emblemático comercio se veía abocado a una subida desproporcionada del alquiler. Con su traslado a una finca municipal se asegura su continuidad, afirman desde el consistorio.

La librería Sant Jordi es uno de los siete proyectos adjudicatarios de la segunda convocatoria de bajos de protección oficial que organiza el consistorio barcelonés en el distrito de Ciutat Vella, que encabeza el regidor de Barcelona en Comú, Jordi Rabassa. Cinco de los agraciados son comercios o servicios de proximidad basados en la economía social o con mucho arraigo en el territorio. Todos los proyectos, además, contienen un fuerte componente antigentrificación.

8.000 EUROS

En conversación con Metrópoli Abierta, el titular de la librería, Josep Morales, ha explicado que la idea del propietario de la finca de la calle de Ferran era cobrarles 8.000 euros al mes, una cifra "desproporcionada". Hasta ahora, la librería Sant Jordi tenía un alquiler de unos 1.000 euros.

La librería, como otros comercios históricos, estaba afectada por la Ley de Arrendamientos Urbanos, que, desde el 1 de enero de 2015, permitía la subida de los viejos alquileres. Recientemente, este medio ya se ha hecho eco del cierre de la camisería Xancó​ de la Rambla por la subida del alquiler

Especializada en arte, diseño, arquitectura y fotografía, la librería Sant Jordi llevaba 36 años en la calle de Ferran, donde se instaló en 1983. Según Morales, el traslado se hará efectivo a principios de año, entre febrero y marzo de 2020. El comercio, un referente del Gòtic, está decorado con mobiliario del siglo XIX.

NUEVA TIENDA DEL TOP MANTA

Otro de los proyectos agraciados por la convocatoria de bajos de protección oficial es la marca de ropa Top Manta, que promueve el Sindicato de Vendedores Ambulantes. De esta manera, los manteros podrán abrir su segundo establecimiento en la ciudad, ahora en la calle d'en Robador, 21, tras el existente en la calle de Picalquers. El resto de proyectos adjudicatarios son el taller de carpintería Fusterartístic (Flassaders, 23), la lavandería Social Conviure Net (Francesc Cambó, 30-36), el ecomuseo del Pueblo Gitano (Cera, 10), la tienda ecológica Can Tria Ecològic (Carretes, 43), y la fundación Apip-Acam (Arc del Teatre, 13).

A esta convocatoria de bajos de protección oficial se presentaron 64 proyectos. Todos pagarán un alquiler por debajo del precio de mercado y en el caso de los comercios de proximidad tendrán un 15% de descuento. Los contrarios serán de cinco años (prorrogables a otros dos) para los establecimientos y servicios de proximidad, y de tres años (prorrogables otros dos) para el resto.