Tras los nueve años que han durado las obras de la ronda de Sant Antoni, el Ayuntamiento ha hecho un apaño presentando un nuevo paseo peatonal que cuenta con una intervención artística y juegos infantiles pintados en el pavimento, muy parecida a la supermanzana del Poblenou, pero que nada tiene que ver con el proyecto general que se planificó.

El consistorio ha invertido 350.000 euros en esta pequeña remodelación, incluyendo la adecuación de la losa de 4.519 metros cuadrados que sostenía las carpas provisionales del mercado. Sin embargo, se trata de un remiendo que no tiene nada que ver con lo que se pretendía hacer en principio, antes de que los recortes presupuestarios del gobierno de Ada Colau dieran al traste con el proyecto.

El espacio, que solía estar ocupado por las carpas provisionales del Mercat de Sant Antoni - formaron parte del paisaje durante demasiado tiempo por culpa de unas obras que parecían interminables-, ahora cuenta con 7 bancos, 10 sillas y 48 árboles nuevos, un equipamiento que falta por urbanizar y garantizar el espacio para todos los vecinos. 

El Ayuntamiento pretende que la ronda de Sant Antoni tenga una imagen más nueva y reformada que antes. "Se ha contribuido a revitalizar el comercio del entorno, que ha tenido que convivir durante mucho tiempo con las dificultades que ha supuesto tener instaladas las carpas", se lee en un comunicado del consistorio sobre dicha remodelación... aunque asume que la reforma no está acabada todavía.

CRÍTICAS VECINALES

Sin embargo, los trabajos realizados y presentados hoy no satisfacen ni a vecinos ni a comerciantes. Según informa betevé, la queja principal es que no ha sido retirada la dichosa losa que hacía de base a las carpas provisionales. El nuevo paseo queda elevado y el vecindrio considera que es peligroso, sobre todo para niños y ancianos.

Por otra parte, los vecinos consideran que este nuevo espacio se ha convertido últimamente en un punto de encuentro de pandillas de jóvenes que van a festejar con bebida y drogas, y, en especial, que el ambiente durante la noche no ofrece seguridad alguna.

CINCO MILLONES DE EUROS

Como informó recientemente Metrópoli Abierta, en realidad los recortes que el gobierno municipal ha aplicado en Barcelona por la caída de los ingresos se han llevado por delante los trabajos de la remodelación completa en la ronda Sant Antoni, que se tenían que ejecutar antes de las elecciones del próximo mes de mayo y que estaban valorados en algo más de cinco millones de euros.

El Ayuntamiento dice ahora que las obras se iniciarán en 2020, pero, con los comicios en mayo, nadie puede garantizar que el proyecto vaya a ser una prioridad para el nuevo gobierno. De momento, como ha quedado de manifiesto este domingo, el consistorio vende como un gran éxito lo que en realidad es sólo un apaño.

REURBANIZACIÓN COMPLETA

Eso sí, si vuelve a gobernar la alcaldía tras las elecciones, el equipo de gobierno de Ada Colau se compromete a plantear la reurbanización completa de la ronda en dos fases; la primera, entre las calles Urgell y y Floridablanca, y la segunda, entre Floridablanca y la plaza Universitat. 

El primer tramo ya dispone del proyecto ejecutivo y la voluntad del gobierno de la ciudad es iniciar las obras de la reforma definitiva el año 2020. Ésta incluiría la reducción de la presencia de vehículos e introducirá un carril bici.

Pero, queda dicho, eso sólo si Colau vuelve a ser elegida alcaldesa...