Un trabajador de Desokupa recibió una puñalada el pasado miércoles durante el vaciado de un piso controlado por un clan de narcotraficantes en el barrio barcelonés del Raval. Los ocupantes de la vivienda atacaron contra el empleado de empresa de desahucios exprés por un operativo montado en un apartamento de la zona céntrica de la ciudad.

Daniel Esteve, fundador de Desokupa, ha explicado en declaraciones a la cadena SER que un empleado de su empresa se dirigió a hablar con la jefe del clan en el número 42 de la calle Joaquín Costa, donde los traficantes llevan afincados varios días.

UNA PERSONA DETENIDA

"Hablamos con la propietaria y ésta se negó a salir. Cuando nos íbamos, y siempre nos marchamos en parejas de dos, vinieron corriendo tres dominicanos, uno de ellos con una navaja. Uno de mis hombres resultó apuñalado en un brazo”.

Esteve ha explicado que los atacantes "fueron muy tontos, la policía, a quien agradezco su trabajo, acudió de inmediato y lo arrestó” porque los presuntos criminales intentaron salir corriendo del narcopiso. Al final se detuvo a una persona entre varios episodios de presión.

La tensión entre Desokupa y los narcotraficantes no acaba aquí. Según explica Crónica Global, la empresa ha anunciado que "montará un control de acceso" en la vivienda, ya que "ha sido aprobado legalmente". Es el primer paso para vaciar un narcopiso del que ahora sus ocupantes sí se quieren ir. "Tras el incidente, la jefa de la mafia nos llamó y dijo que sabía lo que le venía encima. Nos pidió dinero para irse. Pues mire, no. Quedaros ahí, quedaros. Que venimos", ha avanzado el fundador de Desokupa.