A poco más de dos meses de la llegada del verano, en la Barceloneta hay preocupación por el aumento de los robos. Ahora, el foco está en el párking de BAMSA --una sociedad mixta formada por Saba y el Ayuntamiento-- de la calle de Baluard, y en el propio mercado. El fin de semana del 10 y el 11 de abril robaron en una decena de vehículos. Lo dice Manel Martínez, vicepresidente de la asociación de vecinos de la Barceloneta. El Domingo de Pascua, un grupo de ladrones entró en el mercado de la Barceloneta y se llevaron jamones, quesos, anchoas y algo de dinero de una docena de paradas... Dos días después se presentaron en el mercado a buscar el móvil perdido durante el robo.

En un estío que podría ser el inicio de la recuperación y con la gente con muchas ganas de salir, el barrio marinero podría ser de nuevo "una olla a presión". El dirigente vecinal lanza "un toque de alerta" a los políticos y mandos policiales para evitar tener otro verano caliente. "A nivel operativo, tenemos muy buena relación con Mossos y Guardia Urbana. Se están esforzando mucho. Nos han respondido bien". En cambio, Martínez se muestra muy crítico con la gestión del párking de BAMSA, en especial por la falta de vigilancia.

Martínez quiere dejar claro que "ir a la Barceloneta no es peligroso. Hay conatos, pero no es el Bronx. La gente no tiene miedo de convivir". Robos hay en todos los barrios. La última Encuesta de Servicios Municipales arroja que el principal problema para los barceloneses -para un 17,7%- es la inseguridad, por encima del coronavirus y a pesar del confinamiento y la bajada generalizada de delitos por la ausencia de turistas y las restricciones de la pandemia. "En la Barceloneta pasan cosas muy positivas -insiste Martínez-. Los comerciantes hacen acciones para atraer clientes. Las entidades nos esforzamos en que haya una imagen positiva de la Barceloneta. No queremos que la gente tenga miedo a venir. La Barceloneta es segura". Pero avisa a los de arriba para que la cosa no vaya a más.

DIEZ ROBOS EN EL PÁRKING DEL MERCADO EN UN FIN DE SEMANA

Martínez se ha puesto en contacto con Metrópoli Abierta tras la publicación de una información de este medio sobre que Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana reforzarán el patrullaje en el interior de los párkings de Saba y de B:SM, principalmente del centro de la ciudad, por la oleada de robos que viven estas instalaciones desde, al menos, 2019. Según Martínez, el fin de semana del 10 y 11 de abril, una decena de coches fueron reventados en el párking de Bamsa -gestionado por Saba- que hay debajo del mercado de la Barceloneta. "Tenemos avisos de los vecinos y ya hemos hablado con los dos cuerpos policiales".

La comisaría de Mossos y Guardia Urbana, en la Barceloneta / MA - JORDI SUBIRANA
La comisaría de Mossos y Guardia Urbana, en la Barceloneta / MA - JORDI SUBIRANA

Martínez se muestra crítico con la gestión de este aparcamiento, situado en la calle de Baluard, que dice que es uno de los más caros de la zona para los abonados. Añade que es un párking en el que es muy fácil entrar y en el que de noche no hay vigilancia. El vicepresidente de la asociación vecinal ve necesario "apretar a los operadores para que pongan vigilancia. La empresa lo quiere digitalizar todo, mecanizar los controles de cámaras y accesos". Para Martínez, la vigilancia de estas instalaciones tiene que ser privada y no a cargo de los policías. 

El presidente de la comisión de fiestas, Carlos Arenas, defiende la misma tesis que Martínez. Explica que las últimas semanas se están viviendo situaciones preocupantes. Hay grupos que esperan, al final de la rampa de subida, a que salgan los coches del párking para robar a los conductores. En ocasiones, los despistan con cualquier excusa para abrirles el vehículo, aunque también se ha dado algún caso de robo con arma blanca. Arenas añade que, por las noches, estos grupos de ladrones aprovechan la falta de vigilancia para acceder al aparcamiento cuando se abren las puertas para que entre o salga un coche.

TESTIMONIO DE DOS ROBOS

Metrópoli Abierta ha hablado con David, titular de una plaza en este aparcamiento. Tanto él como su suegro han sufrido robos en sus coches. David el pasado día 15 y el familiar a finales de febrero. Por ambos sucesos, afirma, han presentado las correspondientes denuncias policiales. Al suegro le reventaron una ventana y le abrieron una puerta. "Solo se llevaron un monedero con unos 60 euros. Los que somos del barrio no dejamos nada en el coche". A él, los delincuentes también le rompieron una ventana. "Mi hijo se dejó un bolsa con ropa. Lo encontramos todo tirado por el suelo. Se llevaron un chandal Nike y un pantalón corto. "Los robos hace tiempo que suceden". 

La ventana rota de un coche en el párking de BAMSA de la Barceloneta / CEDIDA
La ventana rota de un coche en el párking de BAMSA de la Barceloneta / CEDIDA

David dice que tiene intención de presentar una reclamación para que el párking se haga responsable y le restituyan el coche sin los desperfectos del robo. "Se lavan las manos. No se hacen responsables de daños a terceros", critica el vecino, que asegura que no hay vigilancia por la noche y que solo a veces ha visto de día a algún encargado trabajando en la instalación. David añade que es muy fácil entrar en el párking y recuerda que tiempo atrás los ladrones sobre todo actuaban contra coches con matrículas extranjeras. Este lunes, David ya ha visto las primeras patrullas de Mossos en el aparcamiento.

Fuentes de Saba explican a este medio que ellos ya toman medidas de vigilancia y para controlar los accesos, pero subrayan no se puede garantizar la seguridad al 100%, de ahí que se haya pedido un refuerzo a Mossos y Guardia Urbana. La empresa aconseja a los clientes que no dejen objetos de valor en los coches y aseguran que se lanzan avisos por megafonía y de cartelería. Fuentes de Saba han declinado dar datos concretos de los robos ocurridos en el citado aparcamiento. Sobre los precios del párking, las fuentes consultadas recuerdan que este aparcamiento es de BAMSA, la sociedad público-privada que forman Saba (60%) y Ayuntamiento de Barcelona (40%), y que los importes están regulados.

TRIAS PRIVATIZÓ LOS APARCAMIENTOS

La compañía Barcelona de Aparcamientos Municipales (Bamsa) fue creada en 2014 por el gobierno del alcalde Xavier Trias, con la teniente de alcaldía del área de Economía Sònia Recasens a la cabeza, a través de la privatización de los principales aparcamientos de Barcelona con una concesión por 25 años. Como contraprestación, Saba pagó 230 millones de euros al consistorio. El capital obtenido se debía traducir en fondos para construir viviendas de protección oficial. Al gobierno de Ada Colau no le gustó la operación, pero el contrato está blindado y no se puede hacer nada, expresaron en 2019 fuentes de B:SM, la empresa municipal que tiene el 40% de las participaciones de la sociedad. 

ROBOS A MÁS DESDE NAVIDAD  

Siempre según la versión del vicepresidente de la asociación de vecinos de la Barceloneta, los robos han ido a más desde Navidad y han aumentado especialmente en marzo y abril. "Antes eran anecdóticos y ahora son recurrentes. No es una oledada, pero hay un incremento de los robos a vehículos". Recuerda que en 2019 y el verano del año pasado, cuando se levantaron las restricciones, ya se produjeron robos en el párking de Joan de Borbó con Palau de Mar. "Había gente que bajaba a comer, dejaba el coche en el párking porque los restauradores les daban tíquets para tener el estacionamiento gratuito y se encontraban con que les habían robado". El gerente del restaurante Cal Pinxo, Carles Manresa, explica que el pasado verano supo del caso de un cliente al que el robaron el reloj en el párking tras comer en el establecimiento. Ahora, los delitos se han trasladado a aparcamientos del interior del barrio. "Hay vecinos que se han encontrado con los ladrones cuando les intentaban abrir el coche", precisa Martínez. 

Objetos en el suelo tras el robo en un coche en la Barceloneta / CEDIDA
Objetos en el suelo tras el robo en un coche en la Barceloneta / CEDIDA

La consejera de Ciutadans en Ciutat Vella, Julia Barea, confirma la preocupación vecinal por los robos. El pasado jueves, el tema se trató en la Audiencia Pública del distrito. Según Barea, el concejal del distrito Jordi Rabassa respondió que conocían el problema y que por este motivo se había puesto en marcha el refuerzo policial. Para la representante del partido naranja, "a día de hoy esta mayor presencia policial todavía no es tan real" y no se nota a pie de calle. Barea opina que el verano en la Barceloneta no empieza en junio sino antes, con la llegada del calor, y pide avanzar los planes de seguridad. En condiciones normales, la Barceloneta en verano tiene tres veces más de habitantes y son necesarios más mossos y guardias urbanos. Martínez dice que han trasladado esta necesidad a las administraciones y afirma que en los próximos días se reunirá con Albert Batlle para hablar de la planificación de verano.


Un coche con el cristal trasero de un coche roto / CEDIDA
Un coche con el cristal trasero roto / CEDIDA 

Martínez también explica que han detectado la presencia de grupos de delincuentes que actúan cada vez más organizados. "Son grupos de cuatro o cinco personas. No parecen menores y hay extranjeros y españoles. Los responsables son los que controlan estas mafias o grupos". Entre los delitos que a la entidad vecinal le constan, Martínez alerta del truco de picar en el cristal de un vehículo y decir al conductor que tiene la rueda pinchada. Cuando éste baja a mirarlo, aprovechan para desvalijarle el vehículo. Cita casos en la calle del Doctor Aiguader y dice tener constancia de que se han producido algunos arrestos.

"Hay mucho reincidente. El trasfondo es que no se ha profundizado en cómo sacar a estos delincuentes de las calles", apunta Martínez. El dirigente vecinal cita algunos problemas, como que la Fiscalía es lenta y que no hay juicios rápidos. "Los ladrones lo saben y lo utilizan". Martínez ve necesario revisar las leyes para que no haya delincuentes que campen a sus anchas, por ejemplo en la multirreincidencia. A los vecinos les preocupa especialmente la llegada de visitantes extranjeros, que vienen a Barcelona con la idea preconcebida de que aquí encontrarán más permisividad.

 Coches policiales en enero en la Barcelona tras un atraco a un estanco / TWITTER BCN HELPERSl
Coches policiales en enero en la Barcelona tras un atraco a un estanco / TWITTER BCN HELPERS

Antes de la publicación de esta información, Metrópoli Abierta se ha dirigido a la oficina de prensa de los Mossos d'Esquadra. Fuentes policiales aseguran no tener nada relevante de robos ocurridos en el interior de vehículos en la Barceloneta ni tienen confirmados la decena de incidentes a los que hace referencia el vicepresidente de la asociación de vecinos. Tampoco les constan casos de los llamados pincharuedas. Las mismas fuentes subrayan la necesidad de que los robos deben ser denunciados en comisaría.

ROBOS VIOLENTOS Y MAFIAS DE LA OKUPACIÓN

Metrópoli Abierta ya alertó hace dos meses en un amplio reportaje sobre la preocupante situación en la Barceloneta, donde aumentaban los robos violentos y las mafias de la okupación. Una farmacéutica de la calle de la Maquinista relataba cinco atracos violentos en cuatro meses. También se están produciendo robos violentos a personas. Una pareja, por ejemplo, fue asaltada por un grupo de ladrones. Ambos acabaron en el suelo y recibieron una lluvia de patadas.  En enero, un estanco, situado entre las calles de la Maquinista y Rector Bruguera, fue atracado a punta de pistola. Y este fin de semana, la Guardia Urbana ha detenido a dos personas por su presunta vinculación en la violación de una joven.

Otro problema que altera la convivencia en la Barcelona es la okupación. El problema no es exclusivo del barrio marinero. Las okupaciones ilegales y las mafias que, en ocasiones, hay detrás persisten en el Besòs, en el Raval.... Años atrás, Ciutat Meridiana era un foco y el presidente de la asociación de vecinos, Filiberto Bravo, se cansó de exponer el problema. En la Barceloneta se han llegado a dar casos de mafias organizadas que revientan las puertas y cambian las cerraduras para alquilar las habitaciones a personas precarias. Las viviendas okupadas también funcionan como almacenes y narcopisos. Hace unos días, Mossos y Guardia Urbana arrestaron a cinco personas y precintaron un piso en la Barceloneta en el que se traficaba y se consumía shabú, la mentanfetamina popular entre ciudadanos de origen filipino.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.