Las bases de los comuns han avalado por amplia mayoría el pacto de Ada Colau con el PSC. Más de un 70% de los participantes en las consulta han apoyado tirar adelante un acuerdo de gobierno entre Jaume Collboni y Colau en el Ayuntamiento de Barcelona. En total han votado a favor de esta propuesta 2.887 personas, un 71,43%. En la votación han tomado parte 4.042 inscritos en el registro de Barcelona en Comú, el 40,42% del total del censo.

La consulta para elegir entre un gobierno con los socialistas, con Colau de alcaldesa, o con ERC, con Maragall de alcalde, se inició este jueves poco antes de las 12.00 horas. En total estaban llamados a votar, tanto electrónica como presencialmente, 9.949 seguidores de Barcelona en Comú, registrados y validados, ha explicado el portavoz de los comuns, Enric Bárcena. Las votaciones se han cerrado este viernes a las 17.00 horas, 29 horas después.

MARAGALL SIN OPCIONES 

La propia alcaldesa en funciones y la dirección del partidario habían defendido públicamente el pacto con los socialistas antes de la votación. Y las bases no han fallado a la alcaldesa. Únicamente el 28,57% de los participantes, es decir 1.155 votantes, se han posicionado favorablemente a pactar con ERC, con Maragall de alcalde, que en un intento desesperado de perder la vara de mando de la ciudad ha ofrecido este mediodía compartir la alcaldía, pero Barcelona en Comú no ha aceptado. La alcaldesa en funciones ha asegurado que ni ella ni el equipo negociador han recibido la propuesta.

A Colau únicamente le queda un paso para ser reelegida alcaldesa de Barcelona por cuatro años más. Este sábado se celebra el pleno de investidura y si no se producen sorpresas de última hora, la edil en funciones recibirá al menos el apoyo de 21, el mínimo que necesita, de los 41 concejales que hay en el pleno. Votarán a favor de Ada, los 10 regidores de Barcelona en Comú; los 8 del PSC, y como mínimo tres de la plataforma de Manuel Valls, que tres días después de las elecciones dijo que apoyaría la investidura de Ada como mal menor para evitar que Barcelona tenga un alcalde independentista.

NO GOBERNARÁ LA FUERZA MÁS VOTADA

En la misma rueda de prensa en la que se han dado a conocer los resultados, la alcaldesa en funciones ha dicho que se siente "legitimada" para optar de nuevo a la alcaldía. La líder de los comuns ha recordado que en las elecciones obtuvo los mismos concejales que Maragall, 10, que fue el ganador. A ambos únicamente les separaron 4.800 papeletas. De confirmarse la reelección, ésta será la primera vez en la historia democrática de las elecciones municipales de Barcelona que no gobierna la fuerza más votada. También es la primera ocasión que en el pleno municipal hay un número tan alto de regidores de izquierdas, 28 de 41. 

Colau se ha mostrado "agradecida" a los participantes por el "aval clarísimo" que ha salido de la consulta a los planes de la dirección, aunque ha insistido en que su prioridad para gobernar Barcelona sigue siendo un tripartito de izquierdas con ERC y PSC. Pese a ello, la alcaldesa en funciones ha recriminado a Maragall que haya intentado incidir en el proceso interno de otro partido. Este viernes, Metrópoli Abierta ha denunciado que grupos de personas repartían en la ciudad flyers favorables a un gobierno encabezado por Maragall y en contra de que Ada acepte los votos de Valls para ser investida. "Le pediría a Maragall más respeto por los procesos internos", ha subrayado la edil.

LOS VOTOS DE VALLS

Como no podía ser de otra manera, Ada también se ha referido a los votos que recibirá de Valls y que son totalmente necesarios para que Ada sea investida alcaldesa de nuevo. "Valls anunció que votaría a favor de nuestra investidura. Nosotros no lo hemos ido a buscar. No nos gusta depender de esos votos y nunca lo imaginamos. Será Valls quien deba explicar su decisión. Valls no modificará ni un milímetro nuestras decisiones", ha asegurado.