Manuel Valls no ha aparecido este viernes, último de mes, por el pleno de Barcelona. Tampoco se ha visto presencialmente a Ernest Maragall. Uno estaba en París. El otro en el Parlament. 

Como explicó Metrópoli Abierta, el pasado octubre, el exprimer ministro francés renuncia a Barcelona y prepara la vuelta a la política francesa. Valls está pensando en las presidenciales francesas. Por ahora, no es candidato de nada ni de nadie, pero quiere colaborar a la construcción "de un nuevo proyecto republicano", ha dicho recientemente en una entrevista en Le Point.

Valls está estos días en París promocionando el libro Pas une goutte de sang français, mais la France coule dans mes veines (Ni una gota de sangre francesa, pero Francia circula por mis venas). También cuando inició su andadura política en Barcelona, en 2018, Valls presentó un libro: Manuel Valls, vuelvo a casa.

De momento no hay una fecha para la salida de Valls del Ayuntamiento, pero podría no tardar. De hecho, Valls ya vive en París y lo que hace es desplazarse a Barcelona. En el gobierno municipal de Barcelona en Comú y PSC ya se preguntan cuándo se hará efectiva la marcha, aunque por ahora no se ha producido ninguna comunicación oficial.

Mientras Valls estaba en París, junto al Sena, Maragall estaba en el Parlament, en el parque de la Ciutadella. El pleno de Barcelona coincidía con el debate de investidura de Pere Aragonès y Maragall ha optado por ir a la cámara catalana, de la que es diputado, y no asistir al Consejo Plenario de Barcelona.

A lo largo de las seis horas de debate, Maragall se ha limitado a conectarse (en ocasiones) por vía telemática, pero no ha intervenido ni en una sola ocasión. El caso de Valls todavía ha sido peor: ni siquiera se ha conectado. Los dos han pasado de Barcelona. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.