Los vecinos de la zona del Forum están hartos. Mejor dicho, llevan mucho tiempo hartos del ruido, la suciedad, la inseguridad y las molestias que les provoca la acumulación de eventos musicales en el recinto. Hasta ahora, sus quejas han caído en saco roto y, visto lo visto en la comisión no permanente de estudio de los usos de la Zona Forum que se ha celebrado en el Ayuntamiento, no parece que vaya a variar mucho.

La percepción que tienen los vecinos de lo que provoca en sus vidas todo lo que sucede dentro y en los aledaños del recinto cuando hay festivales y la idea que han transmitido los representantes municipales distan años luz.

Mientras el Ayuntamiento habla de controles de sonorización, los vecinos lo hacen sobre lo insoportable que es aguantar los ruidos hasta alta horas de la madrugada; mientras la administración habla de limpieza nada más acabar los conciertos, los vecinos afirman que la suciedad llega a permanecer varios días; el consistorio afirma que la seguridad es suficiente y los vecinos de que poner una docena de guardia urbanos para controlar a 40.000 visitantes es casi de chiste.

BASURA Y SEXO

Mari Carmen García, miembro del Movimiento Diagonal Mar, ha destacado el abandono que sufre la zona y de los perjuicios que les causa la concentración de los espectáculos musicales. Ha recordado la situación del paseo marítimo, del espacio en el que se iba a construir el zoo marítimo, de los descampados en los que aparcan los coches, de los botellones, de la suciedad, las drogas, la práctica de sexo en plena calle. “No les interesa dar las medias de sonorización y que saben que incumplen la ley”, ha afirmado.

García ha acusado al Ayuntamiento de permitir los botellones en los alrededores de la zona cuando hay conciertos y ha recordado la imposibilidad de la Guardia Urbana de controlar la situación por la falta de personal. Por ello, ha pedido la “reducción de los eventos musicales, que se ponga mayor seguridad y más controles, tanto dentro del Forum como fuera”. Y ha añadido: Esto afecta a nuestra salud, a la de los niños y los ancianos”. Y ha señalado que el factor económico no debería ser el único que se tuviera en cuenta a la hora de programar todos estos eventos en la zona. “Tanto el Ayuntamiento como B:SM obtienen beneficios económicos y parece ser que eso es lo único que les interesa”, ha concluido.

CIFRAS DISFRAZADAS

Igual de contundente ha sido José Manuel Sánchez, presidente de Asociación de Vecinos de la Zona Forum. Además, ha desmentido una a una las cifras que se han ofrecido desde el Ayuntamiento para justificar las actividades que se desarrollan en la zona.

Sánchez ha sido contundente: “Las cifras que se dan están disfrazadas”. En primer lugar, porque “califican como familiares eventos que son musicales y que acaban siendo auténticas discotecas”. Además, porque “muchos de ellos se celebran en días laborables y estamos en un barrio de trabajadores que necesitan descansar”. Ha añadido que “tenemos 16 eventos hasta agosto en los que habrá 702.000 asistentes”, y ha recordado que muchos de ellos acaban a altas horas de la madrugada con los perjuicios que eso causa a los vecinos.

El representante vecinal ha exigido que los festivales se repartan por otras zonas de la ciudad para aligerar la presión sobre los habitantes de la zona del Forum, y ha recordado que pese a que se habla de una capacidad de 60.000 personas “esta cifra se supera en numerosas ocasiones”. También ha destacado la falta de seguridad por la escasa presencia de agentes de la Guardia Urbana genera y que “la presencia de los agentes cívicos es inútil ya que se ríen de ellos porque no tienen ningún tipo de autoridad”.

POR LA TANGENTE

La regidora Janet Sanz no ha respondido a las quejas de los vecinos y se ha limitado a decir que el Ayuntamiento trabaja para intentar arreglar la situación y que están trabajando para finalizar la urbanización del paseo litoral, otra reclamación vecinal que sigue sin atenderse.

Por parte de la oposición, todos han recriminado al gobierno municipal la dejadez en la que se encuentra la zona y han pedido la adopción de medidas urgentes para solucionar las quejas de los vecinos.