Las redes sociales pueden traer consecuencias fatales, como el accidente que ha tenido una bloguera rusa hace unas semanas. Esta se encontraba conduciendo de manera temeraria por la autopista de Sochi --una ciudad rusa a orillas del mar Negro-- cuando un imprevisto hizo que todo cambiara para siempre. 

La influencer grababa su experiencia al manillar con sus amigos. Tal como ha adelantado Russia Today (RT), la motorista se mostraba tranquila conduciendo sobre la rueda trasera o quitando ambas manos del volante, aún yendo a más de 180 kilómetros por hora, hasta que un golpe de viento hizo que se desestabilizara y terminara empotrándose contra el quitamiedos.

RECOMENDACIONES A SUS SEGUIDORES

Según explicó más tarde en su cuenta de Instagram, su pulgar se enganchó en la cerca, provocando que saliera volando de la moto. Como resultado del accidente, la joven se rompió un dedo y sufrió lesiones en los nervios que conectan el brazo con el hombro

A través de su perfil en la red social, la bloguera pidió a todos sus seguidores que jamás hicieran este tipo de trucos, y recomendó que tuvieran precaución al volante. La joven lamentó lo que podía haber terminado con su vida y se prometió no hacer más estos temerarios vídeos por un puñado de me gustas. 

"ME PARECE POCO"

Los internautas han respondido al vídeo de forma contundente: "Eso es ser irresponsable y egoísta a niveles estratosféricos, que hagan lo que quieran de su vida, pero siempre y cuando no afecten a terceros, que se vayan a filmar sus peligrosos trucos a un lugar especializado, controlado o aislado que las carreras en esas condiciones o circunstancias no son para que anden haciendo esas cosas", o "El dedo pulgar roto y el hombro jodido me parece bien poco. Lo dicho, a ver si se puede arreglar la pobre moto".