ARCHIVADO EN:

Hace dos días que Rosalía, la cantante más internacional y con más proyección de España, decidió sacar un single en catalán. La primera respuesta que tuvieron sus fans fue de estupefacción, no entendían porque había escogido su idioma materno para hacer una canción y mucho menos que diese la imagen que da en el tema Millonària. Lo cierto es que Rosalía tiene un gran equipo que se encarga de generar contenido a diario para que esta jamás deje de sorprender. Al igual que otros cantantes, pertenece a una nueva generación a la que le ha quedado muy claro que no basta con hacer una buena canción para triunfar. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Link in bio FUCKING MONEY MAN 💶💶💶💶💶💔💔💔💔💔

Una publicación compartida de ROSALÍA (@rosalia.vt) el

 

JOVEN Y CON GRANDES ASPIRACIONES

El último lanzamiento de Rosalía se compone de dos canciones totalmente diferentes, al igual que lo que intenta expresar. En la primera canción, Millonària, vemos a una Rosalía mucho más joven que acude a talent shows para hacerse famosa y ganar dinero. Esta es una metáfora de como era ella en el pasado. La artista se presentaba a multitud de castings y concursos de música cantando canciones que poco tenían que ver con su verdadera esencia. Lo que quería era ganar dinero, ser conocida, es decir lo que es ahora. 

En la segunda parte, Que Dio$ no$ libre del dinero vemos a una Rosalía melancólica, triste y arrepentida que nos canta los inconvenientes del dinero desde el cante más jondo, es decir desde la forma más profunda del flamenco. A través de frases como "Y yo miro al cielo, hago que molo, entraña' de fuego, billete' llorando. Que no' libren del dinero, lo' verde' y lo' morao', bilioso como un veneno, que lo aparten de mi lao'", la cantante expresa el sentimiento de culpa y de arrepentimiento por sus acciones con el dinero. 

 

 

PASADO Y PRESENTE

En el videoclip también hay muchas referencias audiovisuales que dejan entrever a las dos Rosalías: la de antes y la de ahora. En el primer fragmento Rosalía aparece vestida como una quinceañera, con crop top, pantalón de campana y tiro bajo y un coletero rosa pomposo y demasiado vistoso; en el segundo tiene un estilo mucho más cuidado, vestida con un conjunto de la exclusiva marca Moschino, que representa el lujo, la extravagancia que a veces tiene le dinero y las tendencias de la última temporada. Este hecho hace que veamos como ha cambiado físicamente la cantante gracias al dinero.

En el videoclip de Que Dio$ no$ libre del dinero Rosalía aparece acorralada en un círculo de fuego, una metáfora que podría describir como se siente: agobiada, presa del dinero y en peligro; en cambio en el vídeo anterior vemos a una joven feliz, ingenua, que no para de moverse, de sonreír y de intentar capturar los billetes que vuelan por el plató de televisión. 

En las dos canciones Rosalía también hace referencia a la fama. En el videoclip de Millonària, Rosalía se siente arropada por el público, disfruta de su presencia, se la nota agradecida, en cambio en el siguiente videoclip la joven está sola, abandonada, le llueven los billetes pero no hay nadie que le aplauda, ni la acompañe. Con esta metáfora la cantante podría querernos decir que el dinero no hace la felicidad, y que la riqueza puede llegar a corromper.

 

 

CALLANDO BOCAS

Estas dos canciones unidas podrían ser una respuesta a la polémica en la que se vio envuelta hace unos meses. Se la cuestionó por el exagerado precio que tienen sus actuaciones. El alcalde de la localidad pucelana, Óscar Puente, publicó en Twitter que la artista catalana reclamaba medio millón de euros por concierto, cifra que la cantante desmintió.