ARCHIVADO EN:

Miércoles tarde. Colas y nervios para entrar al Mad Cool festival. Los asistentes calientan motores con las actuaciones de Metronomy o The Cat Empire, la banda australiana que mezcla ska, jazz, funk y rock. Más tarde, irrumpe en el escenario Rosalía, la cantante catalana más internacional en estos momentos de todo el país. Los números lo avalan: su reggaeton Con Altura supera los 500 millones de visualizaciones en YouTube y 166 millones en Spotify. Millonària, su nuevo hit lanzado el 3 de julio, supera los 8 millones de reproducciones en YouTube y ya es el tercer tema más escuchado en Spotify España. 

Rosalía volvió a Madrid e hizo vibrar a los 25.000 espectadores que bailaron con su flamenco fusión y sus ritmos atípicos. La artista de San Esteve de Sasroviras no decepcionó al público madrileño, entregado desde el minuto cero a todos los temas variopintos interpretados por la cantante. Con altura, MalamentePienso en tu mirá, De aquí no salesBagdad o sus colaboraciones Aute cutureBrillo y Barefoot in the park lograron satisfacer al público del Mad Cool. 

MILLONÀRIA 'LO PETA'

Pero los asistentes esperaban con ansias el último lanzamiento de Rosalía, su rumba catalana Millonària. Poco importaba que la actuación fuera en la capital española y no en un territorio de habla catalana. Todo el público tenía ganas de poner a prueba su aprendizaje del catalán, una de las grandes riquezas culturales del país. Los asistentes cantaron el tema, a capela, en catalán. 

Rosalía también sorprendió con sus coreografías y vestimentas, esas que ensalzan, a su manera, la versión moderna de la España cañí adoptaba por parte de su generación. Luego, la artista fue capaz de dar un giro de 180 grados para volver a sus raíces, el flamenco, el género por antonomasia de la música española. 

En catalán, a ritmo de rumba, reggaeton, flamenco fusión... Poco importaba el género o el idioma para que Madrid entero se sacara el sombrero ante la nueva diva española, capaz de llamar la atención de todo el mundo entero y también, como no, de la capital del Reino.