ARCHIVADO EN:

Suspiros hondos, voz angelical pero rompedora y sentimiento puro, esto es a lo que suenan las canciones de Guitarricadelafuente. Las letras intensas y los silencios entre arranques de guitarra son algo que ha calado dentro de los jóvenes.

En medio de un panorama en el que triunfa el reggaeton, el pop y en el que la mayoría de los artistas se venden al mainstream aparece él, encorvado y escondido tras su guitarra española, con unos cuantos rizos salvajes tapando su tímida mirada y disfrutando de cada acorde, Álvaro Lafuente, un joven de 21 años con raíces aragonesas al que le apasiona la música que sale del alma. 

UN TALENTO JOVEN

Aunque muchos hayan llegado a él por Nana Triste, la canción que canta con Natalia Lacunza de Operación Triunfo 2018, este joven prodigio de la música comenzó grabando sus primeros temas de la manera más artesanal posible, con el micro de la Playstation.

Su voz, la guitarra, el cajón y el duende que le caracteriza fueron suficientes para enamorar al público de internet. Pero la canción, Guantanamera, que compuso una noche de verano rodeado de sus familiares, fue la que le trajo la fama suficiente para hacerse conocido. 

CONCIERTO EN BARCELONA

Hoy en día son más de 923.549 personas las que escuchan a diario su música y se emocionan con Sixtinain, Agua y Mezcal o El Continicio. El joven lo está petando en todos sus conciertos, ya que su directo, según dicen, es un baño de sentimiento que pone los pelos de punta a cualquiera. En su primer concierto en Madrid, en la sala Galileo Galilei consiguió agotar las entradas en 24 horas, teniendo que añadir una segunda fecha que se agotó con la misma rapidez. 

Tras pasar por el Festival Jardins de Pedralbes, donde tuvo una acogida brutal, el artista de Benicassim actuará en la sala Apolo de Barcelona. Tal como ha avanzado en sus redes sociales, donde cuenta con más de 120.000 seguidores, el próximo 27 de octubre ofrecerá un concierto para su público barcelonés. El propio cantante ha asegurado estar ansioso por que llegue el día donde podrá compartir su arte con todos sus fans. 

Las entradas se han agotado en menos de un día, por eso sus seguidores están a la espera de que el cantante añada una nueva fecha para su público condal, para no quedarse con las ganas de disfrutar de una noche mágica.