A lo largo de todo el territorio español, el cine es uno de los planes de ocio más populares y cotizados, sobre todo debido a la gran cantidad de salas y las tendencias en las que se basan. En este sentido, más allá de las últimas aperturas, caracterizadas por su importante peso a nivel tecnológico y el precio de las entradas, existen salas alternativas que ofrecen películas indie y de autor a un precio muy contenido.

Pese a que esta oferta no es tan conocida, la realidad es que existen diferentes espacios a tener en cuenta que transforman por completo la experiencia de ir al cine. Estas son algunas de las mejores opciones que se pueden encontrar en Barcelona.

CINEMES MÉLIES

En el carrer Villarroel 102 se encuentra uno de los cines más conocidos de Barcelona, debido especialmente a su complicada trayectoria. Esta sala, al igual que ocurrió con otras que también residen en la ciudad, sufrió un grave incendio que casi le obligó a cerrar sus puertas. Un terrible destino que, afortunadamente, consiguió superar.

Ahora, su apuesta versa en torno al cine europeo y alternativo, con todas sus proyecciones en V.O.S.E., que se reproducen de manera continuada en el interior de sus dos salas. En cuanto a los precios, cada entrada ronda los 3 euros el día del espectador y los 4,50 euros el resto de la semana.

CINES VERDI

Los cines Verdi son otro de los clásicos en Barcelona, y otros rincones de España, ubicados en el número 32 de la calle que lleva su nombre. Su oferta combina algunos de los estrenos más reconocidos de la cartelera con películas alternativas que han alcanzado una gran notoriedad. 

Estos cines se han convertido en una de las principales señas de identidad del barrio de Gràcia, aglutinando una de las mejores programaciones que se pueden encontrar en la capital catalana.

PHENOMENA EXPERIENCE

En el carrer de Sant Antoni Maria i Claret 168 está ubicada otra de las salas con mayor repercusión dentro del ámbito cinematográfico más indie. ¿El motivo? El equipamiento de sus salas, capaz de ofrecer la reproducción de las películas en versión original, pero siguiendo las directrices más particulares de sus directores.

Un buen ejemplo de ello fue la proyección de Los odiosos ocho, de Quentin Tarantino, y Dunkerke, de Christopher Nola, en 70 mm, una experiencia que ningún otro cine de Barcelona puede ofrecer.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.