Segundas partes nunca fueron buenas. Mejor dejarlo a tiempo que insistir y acabar mal. Quizás este consejo debería haberlo seguido Amaia Montero (ex vocalista de La Oreja de Van Gogh) en 2009 cuando recibió un aluvión de críticar por aparecer en los premios 40 Principales con una actitud un tanto extraña, que luego la cantante achacó a los ansiolíticos. 

Ahora, la ex vocalista se ha visto envuelta en una nueva polémica tras su última actuación en Cantabria. Amaia Montero (41) salió al escenario dispuesta a darlo todo pero a medida que avanzan las canciones, la vocalista va perdiendo voz y cada vez era más difícil entender lo que estaba  diciendo y cantando. Sus movimientos y su extraño speech hicieron sospechar a los asistentes, que acusaron a Montero de estar "borracha" o en unas condiciones que no óptimas para dar el concierto. 


 

Además, la cantante llega a un punto en el que parece encararse con el pianista y el resto de la banda, diciendo: " “No, no, no, no. Para, para. No soy yo. ¡Sí! ¡Todo el mundo! ¡No soy yo!”. “Voy a aprovechar para presentaros a mi superbanda, que son maravillosos”, comentaba, con visibles problemas de pronunciación. "No hemos podido ensayar demasiado”, se excusaba. Mientras ella daba su speech, el público no para de abuchearla y de silbarla, alg que no quedó ahí y los asistentes trasladaron su decepción a las redes sociales. "Acabo de asistir al espectáculo mas bochornoso de mi existencia. El primer concierto de la gira de Amaia Montero ha sido simplemente horrible. A partir de la sexta canción no ha dado una nota" espetaba un asistente. 
 


Un bochornoso espectáculo que algunos fans no han tardado en recordar aquel episodio similar de los premios de los 40 principales. Tras las acusaciones, Amaia  ha salido al paso y responder a las críticas sobre su actuación: "Tuvimos bastantes problemas de sonido y seguramente tendría que haberme retirado del escenario, pero por una cuestión de absoluto respeto hacia el público no me rindo jamás", ha resumido la también compositora en declaraciones al programa Anem de Tarda de Radio 4.

También ha querido mostrar su decepción ante tanta polémica: "Estoy leyendo cosas realmente terribles, que si estaba borracha como una cuba, me están llamando Amy Winehouse... El otro día me decían que me había trasformado el rostro. Está una harta, voy de polémica en polémica".