ARCHIVADO EN:

Alexa Echo, el asistente de voz de Amazon, fue víctima del estrés navideño hace unos días. A causa del exceso de demanda del miércoles 25 de diciembre, el día de Navidad, el aparato tuvo que pedir un descanso.

Sobre las 10.00h de la mañana se produjo un fallo en muchos de estos dispositivos de Amazon, cosa que provocó grandes chascos y desilusiones a aquellos que necesitaban la ayuda del asistente. “Lo siento, tenemos problemas para entenderte en este momento”, fue el mensaje que recibieron los usuarios perjudicados de Reino Unido.

De igual forma, Alexa Echo dejó de funcionar en otros países como Francia y Alemania, como anunció la propia empresa en su cuenta de Twitter. Los propietarios no pudieron pedirle que reprodujese villancicos, encendiese las luces o buscase alguna receta navideña.

A pesar de la interrupción temporal del servicio el día de Navidad, Amazon ha anunciado un ‘récord’ de ventas de sus dispositivos y suscripciones durante las fiestas navideñas. El asistente Alexa Echo trabaja desde 2014 y es competencia de Siri o Google Assistant. El dispositivo funciona mediante mensajes de voz que los usuarios le lanzan, él los interpreta y finalmente consigue cumplir los deseos de sus propietarios.