El Hotel Mandarin, situado en el número 39 de paseo de Gràcia, es una de las instituciones privadas más activas de la ciudad de Barcelona a nivel cultural, especialmente en todo lo relacionado con el ámbito de la música. A lo largo de toda la temporada ofrece a sus visitantes diferentes conciertos, coloquios y multitud de actividades que actúan en pro de su objetivo de promover la cultura. 

Para este final de 2019, el hotel ha preparado una serie de sesiones de jazz en los que poder disfrutar de algunas de las personalidades más destacadas de este ámbito a nivel internacional. Una actividad que comenzará el próximo 27 de noviembre y se alargará hasta el 25 de diciembre.

A PARTIR DE 18€

Todas las personas que estén interesadas en disfrutar al máximo de estas actuaciones podrán hacerlo todos los miércoles desde las 20 hasta las 21:30 horas. El precio de cada una de las entradas parte de los 18€ con consumición incluida. Es recomendable comprar las entradas a través de internet con suficiente antelación, debido a la gran afluencia de público que acude al Mandarin Hotel cuando organiza este tipo de eventos.

A lo largo de estas cinco sesiones, los interesados podrán disfrutar de las actuaciones de Chino Swingslide, The Blues Priosioners, James Sedwick y Mirla Rimonar. Además, será el mismo artista que inaugura este ciclo, Chino Swingslide, el encargado de poner el punto y final el próximo 25 de diciembre.

EN EL ESPACIO INTERIOR DEL RESTAURANTE BLANC

Al contrario de las actuaciones que tienen lugar en otros momentos del año, que suelen realizarse en el patio interior que tienen el hotel bautizado como Jardín Mimosa, una de sus principales señas de identidad, este nuevo ciclo de actuaciones se realizará en el espacio interior de uno de los restaurantes que acoge, el Blanc. Este es uno los espacios gastronómicos más conocidos de la ciudad, gracias a la calidad de todas sus propuestas.

Como ocurre cada año, se espera que esta nueva actividad cultural impulsada por la organización del Mandarin Oriental se convierta en un nuevo éxito, tanto para los visitantes como para los propios vecinos de Barcelona, como premio al buen trabajo que la institución está realizando para asentarse en la ciudad como referente cultural.