La restauración y el ocio nocturno han sido unos de los sectores más azotados por la pandemia. Muchos restaurantes y clubes nocturnos del país se han quedado en la ruina más absoluta, pero hay excepciones. Es el caso de Salvaje, el restaurante club nocturno de alto copete que triunfa en Madrid y que se estrena ahora en Barcelona. Salvaje Barcelona se ubicará en el número 86 de la calle Enric Granados (Eixample). Remplazará así el monumental restaurante de Leo Messi y Grupo Iglesias que reproducía un pueblo y que dejó de operar en ese espacio en 2018, el Bellavista del Jardín del Norte.

El famoso Bellavista, propiedad de Leo Messi, cerró en 2018 / PAULA MIRKIN
El famoso Bellavista, propiedad de Leo Messi, cerró en 2018 / PAULA MIRKIN

OFERTA DE LUJO

El sofisticado local, que cuenta con 2.000 metros cuadrados, tiene la cara visible del chef venezolano Fermín Azkue y ofrecerá  "un nuevo concepto de gastronomía japonesa de autor que mezcla diseño, tradición y calidad", además de una oferta de coctelería muy potente. La fórmula ya le ha funcionado al grupo en Madrid. Las puertas de Salvaje en la capital española abrieron en febrero de 2020, a tan solo un mes de que se decretara el estado de alarma, y aún así, consiguió algo que parece imposible: triunfar y afianzarse en la peor crisis económica de los últimos tiempos con una oferta de lujo. La cadena ya estaba afianzada en otros países como Panamá —donde nació— Bogotá y Miami, y ahora llega con fuerza a las dos principales ciudades españolas.

Un coctel de la carta de Salvaje Madrid/ SALVAJE
Un coctel de la carta de Salvaje Madrid/ SALVAJE

El interiorismo del local en Barcelona también tendrá su gracia. Será rompedor y exquisito, con estatuas de animales dorados y reservados exclusivos. Y un servicio que no llegará a ofrecer show, pero sí que será bullicioso, desenfadado y lúdico. Será un lugar para ver y dejarse ver, y probablemente se deje caer por allí algún que otro famoso.

Si es como el restaurante de Madrid, Salvaje Barcelona tendrá una barra de sushi fastuosa, con fuerte influencia mediterránea e incursiones en la cocina nórdica, y una brasa japonesa de leña, además de arroz, fideos y tapas de fusión. También ofrecerá alguna opción vegetariana, como aguacates trufados con salsa ponzu. Pero no faltará la proteína: vaca rubia gallega, ternera wagyu, carabineros, salón salvaje de Alaska o atún rojo mediterráneo. Sin duda, una cocina de alta gama, en un lugar chic, que podrá disfrutarse a partir de después de Semana Santa. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.