La cúpula del restaurante en forma de nave espacial del hotel Hesperia Barcelona Tower, uno de los más conocidos de la Ciudad Condal, vuelve a ofrecer a sus visitantes una nueva propuesta gastronómica de la más alta calidad. Tras acoger durante siete años el Evo (restaurante de Santi Santamaría), este espacio vuelve a ser noticia por la singularidad de su nuevo proyecto. 

El local se encuentra situado en la azotea del edificio conocido como 'el ovni de Barcelona' por lo característico de su arquitectura. Éste presenta ahora una oferta culinaria en la que la comida, el vino, la innovación y la música asumen todo el protagonismo. Sus dueños han bautizado a este nuevo proyecto como Ovnew Experience, que ofrece a todos sus clientes una disruptiva experiencia. En ella, la iluminación digital y el sonido en 3D forman parte de la propuesta de sus cocineros.

Jon Giralbo y Jaime Lieberman son sus creadores. Ambos alcanzaron la fama por su restaurante Spoonik, que también mezcla diferentes estilos visuales y musicales con sus innovadores platos. Ovnew Experience llega ahora a la ciudad de Barcelona con la intención de unir la gastronomía, el arte y la música en un mismo espacio, en consonancia con la línea del resto de los anteriores trabajos de sus creadores.

UN VIAJE GASTRONSENSORIAL

El restaurante nace con una idea única: elevar la experiencia gastronómica a un nivel superior y único. Para ello, sus fundadores se han encargado de diseñar diferentes propuestas musicales capaces de maridar con algunos de los platos más característicos de su carta. El hotel Hesperia Barcelona Tower ha tenido que realizar una inversión cercana a los 600.000 euros con el objetivo de poder equipar a este espacio con las necesidades que el proyecto requería. En total, en torno a cien puntos led y medio centenar de altavoces que se dedicarán a acompañar a cada uno de los platos escogidos por los comensales.

El local tiene una capacidad para algo más de ochenta cubiertos y debido al éxito cosechado en los últimos meses, es imprescindible reservar antes de acudir. El menú degustación parte de los 160 euros. A este importe hay que sumarle las diferentes opciones de maridaje, que comienzan en 45 euros y terminan en 120 euros. Destaca, además, la opción de maridar la cena con una selección de vinos sin alcohol.