ARCHIVADO EN:

El sector de la restauración de Barcelona sufre uno de sus peores momentos. La pandemia está golpeando con crudeza a los pequeños y medianos empresarios, muchos de ellos con sus locales aun cerrados por la falta de clientela, en especial, los turistas. 

Desde Bmagazine proponemos un paseo por algunos de los mejores restaurantes de cocina tradicional catalana. Una suculenta ruta en pleno mes de agosto para conocer posadas míticas e históricas y otros templos gastronómicos más contemporáneos, tan necesitados por llenar sus salas de comensales con buen paladar. 

7 PORTES (paseo de Isabel II, 14)

El restaurante 7 Portes tiene el honor de situarse en numerosas clasificaciones sobre los mejores restaurantes de Barcelona. Abierto en 1836 por el comerciante Josep Cuyàs está especializado en pescados y arroces. Se ubica en el barrio de Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera, junto a la Barceloneta. Cuenta la anécdota que fue el primer edificio de la ciudad en disponer de agua corriente. Un plan perfecto para comer después de un baño en las playa.

CAL BOTER (Calle de Tordera, 62)

Del sur de la ciudad nos desplazamos hacia el norte, hacia el distrito de Gràcia. Allí, en el barrio del Camp d'en Grassot i Gràcia Nova nos topamos con Cal Boter, delicioso lugar para los amantes de la comida catalana más auténtica y para todo aquél turistas que no la conozca. Productos de primera categoría (verduras, setas de temporada, carnes a la brasa y bacalao) son cocinados con mimo y esmero por los responsables de este exitoso local.

LA CUINA DEL GUINARDÓ (CALLE Varsòvia, 148)

Dejamos el centro de la ciudad para movernos hasta Horta-Guinardó. Los amantes de los platos de cuchara como la escudella se enamorarán a primera vista de La Cuina del Guinardó. Habichuelas fritas con cebolla confitada y anchoas, albóndigas con sepia, croquetas acertadas o bacalao a la lata son algunos de los platos que ofrece la carta. Comida de toda la vida pero, no por ello, menos exquisita. ¡Para chuparse los dedos!

AGUT (CALLE GIGNÀS, 16)

El Agut es uno de esos lugares que mantiene la pasión y el gusto con el que arrancó intactos. Abierto desde hace más de 50 años, ofrece alcachofas, ternera y ancas de rana. También ensalada de mollejas de pato con vinagreta de foie gras o un queso de cabra gratinado, escalopa de buey. Lo encontrarán en el barrio Gòtic. 

CAN CULLERETES (Calle Quintana, 5)

Can Culleretes es el restaurante más antiguo de Cataluña, según el mismo Libro Guiness de los Records. Abrió sus puertas en 1786 y entre sus paredes se respira la historia de la ciudad. A unos pasos de La  Rambla, mantiene una cocina tradicional, el buen trato y una buena relación calidad-precio. El pato guisado, el bacalao a la lata, cerdo, escalivada y los canelones "de siempre" son solo algunos de los suculentos platos tan característicos de la excelente cocina catalana.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.