El culto al cuerpo es una de las tendencias que más nos importan y, por eso, no es extraño que cada vez aparezcan más conceptos que refuercen esa vida healthy. Ahora la novedad es practicar el mindful eating o alimentación consciente.  

Su origen se encuentra en el mindfulness (conciencia plena) y, como pasa con esta tendencia, la alimentación consciente trata de relacionarse de manera sana y mental con la comida mediante el control de la mente. Es ahora de decir adiós a las dietas, ya que el mindful eating es un estilo de vida para aprender a conocer nuestro propio cuerpo y escuchar nuestras necesidades. Por ejemplo, saber cuándo comemos por hambre o necesidad y no por estrés, ansiedad o aburrimiento. Así como también detectar cuándo estamos saciados.

¿Cómo se llega al mindful eating? A continuación te damos las claves para conseguirlo.  

Beber agua antes de comer. Un vaso de agua antes de cada comida contribuye a reducir la ansiedad, ya que da sensación de saciedad.

Comer sentado y en un sitio tranquilo. Te ayudará a estar concentrado en tu alimentación y comer lo justo y necesario. También contribuirá a comer con tranquilidad y no ingerir la comida rápido y mal.

No comas si no tienes hambre. No te dejes llevar por la inercia de los horarios y costumbres.

Masticar despacio. Es importante saborear los alimentos, cosa que hará más fácil su digestión.

Comer de todo. Prestar atención a los nutrientes que tu cuerpo necesita, comer de forma variada y responsable.

No tener la sensación de estómago lleno. Aprender a identificar estar saciado (no necesitas más comida) y estar lleno (haber comido de más).