Los spaghetti son uno de los platos favoritos de toda la sociedad, y es que ¿a quién no le gusta la pasta? Muchas veces nos conformamos comiendo spaghetti de bolsa con una salsa de bote, y aunque el resultado nos guste la pasta bien hecha fascina a cualquiera.

En Barcelona es complicado encontrar un restaurante típico italiano que te haga una pasta fresca a un precio asequible. Cuando en la carta los chefs presumen de elaborar una auténtica pasta fresca italiana el precio suele ser alto, por no decir desmesurado. BMagazine ha encontrado la solución a este gran dilema y se llama Spaghetti a la Guitarra. 

 

 

'FAST FOOD' SALUDABLE Y MUY BIEN DE PRECIO

Este pequeño restaurante está escondido en el barrio del Raval, concretamente en la calle de la Lleialtat, desafía la concepción que tenemos sobre la comida rápida. Su dueño, Raffaello Fabio Ducceschi, pretende que la comida de toda la vida, es decir la de la abuela, llegue a todo el mundo por un precio de risa. 

La mayoría de los platos tienen pocos ingredientes, pero realmente la pasta que hacen al momento y en frente de los comensales no necesita demasiados adornos. Una porción simple cuesta 2,50 euros y una doble 4, realmente un precio asombroso en los tiempos que corren

 

 

COMER SPAGHETTI A TODAS HORAS

Pero lo mejor de todo no es el precio, es la accesibilidad que permite Spaghetti a la Guitarra, este restaurante abre casi todas las horas y los más juerguistas no dudan en acercarse al local tras pegarse una buena fiesta para degustar la pasta fresca hecha al momento. El dueño asegura que su sueño es permanecer abierto todo el día, y que su restaurante parezca una casa italiana en medio de la grande ciudad.