Existen tres leyendas de cuál fue el origen del té, una china, otra japonesa y otra india. Todas ellas se remontan a varios siglos antes de Cristo, de modo que, sea cual sea su origen, lo cierto es que esta bebida milenaria es la más consumida en la actualidad en todo el mundo.

Su expansión desde Oriente y la adaptación a las distintas culturas donde se ha implantado (europea, africana…) ha hecho que se hayan desarrollado distintas ceremonias para consumirlo, sin olvidar, por supuesto, las celebradas en sus países de origen asiáticos. Así, en Barcelona, existen diferentes propuestas para tomar un té y transportarse con sus sabores hasta tierras o tiempos lejanos.

ČAC CHAI

Afirman con orgullo que en 2004 cuando abrieron esta tetería en Barcelona se convirtieron en el primer establecimiento del mundo especializado en importación, venta y compra de té con degustación. Más de 15 años después, siguen dedicados a extender la cultura del té a través de actividades de formación (talleres, cursos, catas), así como ceremonias del té para grupos reducidos. La decoración de la tetería se inspira en los bohemios salones de té de Praga, trasladados hasta el barrio Gótico de Barcelona (Čac Chai está ubicada en la calle Salomó Ben Adret 12), un espacio para el relax en el que sus profesionales pueden asesorar sobre las 140 variedades de té en constante renovación.

Todo es importante para degustarlo adecuadamente: desde la producción tradicional manual, pasando por la preparación precisa hasta la manera de servirlo y los utensilios usados procedentes del mismo país de origen que el té. Čac Chai abre de jueves a lunes de 10.30 a 22.00 horas (martes y miércoles está cerrado).

TETERE

Separados en dos locales distintos (la tienda y la tetería) Tetere ofrece en el distrito de Sarriá Sant Gervasi (en la calle de Saragossa, 113) un lugar para el recogimiento, el descanso y el disfrute de la degustación de un té al más puro estilo oriental. Su decoración está inspirada en las teterías chinas de los años 30 (denominadas cha guan) y su servicio se distingue por su profesionalidad y experiencia en el trato al cliente.

Ya advierten en su web de que Tetere es un sitio para degustar un té en un ambiente tranquilo y relajado: no sirven azúcar y no hay wifi. A partir de ahí, todo consiste en dejarse llevar por los aromas y sabores de los tés importados de China y Japón, si se quiere acompañados de deliciosos dulces orientales.  

LA CONCHA DEL RAVAL

Con su autodenominación como “el templo de Sara Montiel”, este club a priori parece no tener mucho que ver con el té. Sin embargo, es uno de los locales míticos conocidos en Barcelona por la elaboración de esta bebida al más puro estilo tradicional marroquí, y donde además se puede acompañar de una shisha.

Aseguran que todos sus tés son elaborados de forma casera con calentador de cobre marroquí. Abierto todos los días a partir de las 17.00 horas (cierra a las 02.30 y los viernes y sábados a las 03.30) también ofrece la posibilidad de degustar otro tipo de tés africanos como el libio o el egipcio. Está ubicado en la calle de de Guàrdia, 14.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.