Con el mercurio de los termómetros que no deja de crecer, es la época del año perfecta para disfrutar de los helados más refrescantes que se pueden encontrar en la ciudad de Barcelona. Sin embargo, ¿quién dijo que los helados no pueden ser divertidos?

A continuación las heladerías más originales de la ciudad. Una serie de propuestas originales en las que se sirven los helados en clave de humor. 

EYESCREAM

Su nombre ya es toda una declaración de intenciones. Situada en el paseo Joan de Borbó 30, Eyescream es uno de esos locales en los que los productos entran por los ojos, nunca mejor dicho. Todos sus helados se sirven con un par de ojos de azúcar que aportan una perspectiva única a cada una de sus propuestas. 

Todos los helados que se sirven vienen importados de Taiwán. Está especializado en un producto único, bautizado como shaved ice cream, que ofrece una textura a medio camino entre el clásico helado y el sorbete. 

VIOKO

Otra de las propuestas más originales es Vioko, que se encuentra en el paseo Joan de Borbó, en pleno barrio de La Barceloneta. En todos sus helados llama la atención tanto el diseño con el que se presentan como la variedad de los sabores que ofrece, como el de perejil, el de rosas o el de violetas.  

Además de los helados, en Vioko llama la atención el local en el que se ubica, de aspecto minimalista y vanguardista. Una oportunidad perfecta para disfrutar de un lugar y unos productos únicos.

DELACREM

En la calle Enric Granados 15 está Delacrem, una de las heladerías más conocidas de la capital catalana. Destaca por asentarse como una propuesta muy diferentes a las anteriores y a la mayoría de las que se pueden encontrar en la ciudad.

La carta del Delacrem no es la más extensa que se puede encontrar en Barcelona. Huyendo de los sabores exóticos y extravagantes. Destaca por el el buen sabor y la calidad de todos sus helados, ofreciendo una de las experiencias más cuidadas y mejor trabajadas.