El corazón del Líbano, Beirut, aun se recupera de la fuerte explosión que la semana pasada sacudió la ciudad causando más de 150 muertos y miles de heridos. En Barcelona, algunos de los numerosos restaurantes libaneses de la ciudad decidieron solidarizarse con la tragedia y ofrecieron comida gratis como el caso de Teddy's Barcelona. 

Desde Bmagazine creemos que es una oportunidad estupenda para hacer un viaje gastronómico hacia el país del mediterráneo, aunque sea a través del paladar. Os proponemos un paseo por cinco de los más de 50 restaurantes libaneses de la capital catalana. 

Teddy's Bar (calle Escudellers, 12. Ciutat Vella)

El pasado 7 de agosto, el Teddy's Barcelona anunciaba que ofrecía comida gratis a todos los ciudadanos gratis libaneses. Una manera de ofrecer su solidaridad y reunirse con los compatriotas de la ciudad y recordar su hogar. "Todos somos Líbano", escribía el local en las redes sociales. Abierto desde 2016, este restaurante de comida rápida ofrece suculentos bocadillos Saj donde no falta el humus. También los hay de pollo y halloumi. Los mejores wraps para muchos internautas que felicitan al negocio en las redes sociales.

Baladi (plaza de la Vila de Gràcia, 7)

En el centro del distrito de Gràcia, en la plaza Vila de Gràcia, el Baladi sirve exquisitas empanadas caseras que nos transportan al Oriente Medio. Las hay de carne, de queso, perejil y espinacas. También sirven el labneh, alimento probiótico y un buen estimulante para el sistema inmunológio y fuente de proteínas. Las ensaladas fattush están a la orden del día pero su gran especialidad es la manousheh, la pizza libanesa

Alrouche Restaurant (Moll d'Espanya, N5)

Si lo que buscamos es acomodarnos en una mesa con una decoración al más puro estilo árabe Alrouche Restaurant es nuestra opción. A unos pasos del Aquarium de Barcelona, este restaurante ofrece una variada carta de ensaladas, humus, falafels, sopas y tajín de pollo.

Bērytī (Travessera de Gràcia, 228) 

Un dúplex con toques afrancesados y lo mejor de la comida libanesa. Esto es lo que propone Beryti desde la Travessera de Gràcia. Con una reducida oferta de unos ocho platos diarios, se consolida como una de las últimas referencias en la comida libanesa en Barcelona. Se pueden degustar los huevos con awar,a una carne de cordero conservada en grasa. También sirven una adaptación de las patatas bravas españolas fritas con ajo y que se mojan en una salsa de queso de yogur. 

Iakni (Vilamarí, 3)

Nuestra ruta libanesa termina en Sant Antoni, en el Iakni. Se trata de un restaurante donde todo es casero y se deja saborear intensamente. Crujientes faláfel y un exquisito humus hacen las delicias de los comensales. Las tapas libanesas, un tabule balsámica y croquetas de picadillo con toques a menta, además de bocadillos, completan una corta pero potente carta.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.