Ubicada en pleno corazón del distrito de el Eixample, la calle Enric Granados es una de los más icónicos de la ciudad de BarcelonaAdemás de por los diferentes atractivos con los que cuenta a nivel arquitectónico, es especialmente recomendable su visita por la gran cantidad de restaurantes, bares y locales para acudir a tomar algo que se concentran a lo largo de toda su extensión.

Un recorrido en busca de tres lugares a los que acudir para pasar un día perfecto a nivel gastronómico. 

UN DESAYUNO EN GALERÍA COSMO

Iniciamos el día en el número 3 de esta calle. Concretamente en un espacio que actúa al mismo tiempo como galería de arte y cafetería para acudir a desayunar y disfrutar de algunas de sus especialidades. Se trata de Galería Cosmo, uno de los espacios con más personalidad de este distrito.

Su visita merece la pena para disfrutar del ambiente de su terraza mientras saboreamos algunos sus zumos naturales, las cookies caseras o la gran cantidad de piezas de bollería que ofrece a sus visitantes. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

in d mood 4 food

Una publicación compartida de CARLA (@carlagarciahombravella) el

BRUNCH AND CAKE, APOSTANDO POR LO CASERO

Si te gusta la bollería casera, las ensaladas repletas de ingredientes o las hamburguesas de pisos infinitos, el Brunch and Cake situado en el número 19 es una apuesta segura. Un local muy healthy en el que conquistar cualquier paladar. 

Conseguir una mesa libre no es fácil, dada la cantidad de gente que se empieza a agolpar en él a partir de media mañana. Sin embargo, la espera merecerá la pena. Más aún si conseguimos un puesto en la terraza.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Come by and treat yourself to a delicious and nutritious meal 🌈 @allwomencancook

Una publicación compartida de Brunch&Cake (@brunchandcake) el

TERMINANDO EL DÍA CON EL MEJOR SUSHI

Por último, y para terminar el día de la mejor manera posible, el restaurante Robata será el encargado de enamorarte con la propuesta japonesa que ofrece. Desde makis hasta nigiris, pasando por sushi y por todo tipo de platos característico de la región.

El paso de los años ha situado al Robata como uno de los mejores restaurantes japoneses de la ciudad de Barcelona. Tanto es así que, especialmente por la noche, es recomendable llamar para poder garantizar una mesa.