Con la llegada del frío aumentan las ganas de comer churros. Barcelona está llena de granjas y churrerías en las que saborear estos dulces. Solos o acompañados de un buen chocolate a la taza

Ante la gran demanda, BMagazine ha hecho un listado con establecimientos populares en los que se comen los mejores churros de la ciudad, a continuación: 

CHURRERÍA TRÈBOL

La churrería Trèbol de Gràcia es una de las más míticas de Barcelona. El establecimiento de la familia Balcells que impacta por su mural costumbrista, despacha una gran variedad de churros, chuchos, croquetas y patatas fritas desde hace muchísimos años. Todas sus especialidades se elaboran como hacían los antepasados: de forma artesanal y fritas con paciencia.

También ofrecen un servicio delivery a través de Glovo. 

Dirección: calle de Còrsega, 341

Mostrador de la churrería Trèbol de Barcelona / TRIPADVISOR
Mostrador de la churrería Trèbol de Barcelona / TRIPADVISOR

CHURRERÍA BANYS NOUS

Otra de las churrerías más míticas de Barcelona es la que se encuentra situada en la calle de Banys Nous, en el barrio Gòtic. Esta lleva más de 50 años al servicio de los clientes en la venta de churros, patatas paja, chips, churros de chocolate, el chocolate a la taza o uno de sus productos estrella: los churros de plátano.  

Los amantes de los churros la definen como un sitio imprescindible de la Ciudad Condal. 

Dirección: calle dels Banys Nous, 8

Churros de la churrería de Banys Nous en Barcelona / GOOGLE MAPS
Churros de la churrería de Banys Nous en Barcelona / GOOGLE MAPS

PETRITXOL XOCOA

El chocolate a la taza es protagonista de la calle Petritxol, pero también lo son los churros. La granja Petritxol Xocoa es muy popular entre locales y turistas por sus churros, el chocolate a la taza, el suizo –con nata montada por encima– y las demás delicias que ocupan su escaparate. También lo son sus bombones, tabletas de todo tipo o las generosas porciones de tarta casera.

Además, su ubicación y las dimensiones de su local, pequeñas pero muy acogedoras, hacen que ir a desayunar o merendar churros con chocolate sea un auténtico planazo.

Dirección: calle Petritxol, 11

Churro de Petritxol Xocoa mojado en chocolate a la taza / INSTAGRAM
Churro de Petritxol Xocoa mojado en chocolate a la taza / INSTAGRAM

GRANJA VIADER

La granja Viader es una de las chocolaterías más antiguas de Barcelona, y como no tiene unos de los mejores churros de la ciudad. Los amantes del dulce acuden a este genuino establecimiento para disfrutar de esta merienda típica. 

Además de churros, la especialidad de la casa es el batido de cacao. ¡En la granja Viader se originó el Cacaolat!

Dirección: calle Xuclà, 4

Churros con chocolate suizo en la granja Viader de Barcelona / INSTAGRAM
Ración de churros de la granja Viader de Barcelona / INSTAGRAM

COMAXURROS

Comaxurros es la churrería fashion por antonomasia de Barcelona. Esta se distingue por ofrecer versiones originales de estos dulces, como los churros con salsa brava, los churros de jamón y salmorejo o los de miel y queso. 

También elaboran versiones dulces como los fritos con aceite de oliva virgen extra y crema de castaña con cacao, los de nata y caramelo o el churro relleno de chocolate y naranja.  

Dirección: calle de Muntaner, 562

Camarero de Comaxurros añadiendo una salsa a una ración de churros / INSTAGRAM
Camarero de Comaxurros añadiendo una salsa a una ración de churros / INSTAGRAM

CHOCOLATERÍA LA NENA

La Nena es una de aquellas chocolaterías a las que ir a merendar cuando se necesita un momento de paz gracias a su entorno simpático, kid-friendly y muy acogedor. Los fanáticos de estos dulces aseguran que aquí se sirven unos de los mejores churros de Gràcia y los definen como finos y crujientes. El chocolate recién deshecho que elaboran en esta granja es perfecto para acompañarlos. 

Dirección: calle de Ramón y Cajal, 36

Ración de churros con chocolate en la churrería La Nena / METRÓPOLI
Ración de churros con chocolate en la churrería La Nena / METRÓPOLI

CHURRERÍA SAN ROMÁN

Hace medio siglo que, cada día de la semana de 08.00 horas a 22.00 horas, el aceite de cacahuete hierve sin parar en la churrería San Román. En este establecimiento se elaboran de forma totalmente artesanal churros frescos, perfectamente crujientes y ligeros. Los expertos valoran que los mejores son los recubiertos de chocolate negro

Los fines de semana y festivos completan el escaparate unas espectaculares porras, buñuelos y chuchos. 

Dirección: calle del Consell de Cent, 211

Churros bañados en chocolate negro, una especialidad de San Román / ARCHIVO
Churros bañados en chocolate negro, una especialidad de San Román / ARCHIVO

GRANJA LA PALLARESA

¿Acaso conocéis a un solo barcelonés que no haya pisado nunca la famosísima granja La Pallaresa? Esta cafetería lleva desde 1947 elaborando las meriendas más dulces de los ciudadanos de la ciudad.

Aparte del chocolate a la taza, sus churros poco grasos, finos, crujientes y azucarados al punto son una de sus especialidades y se consideran de los mejores de la ciudad. 

Dirección: calle del Petritxol, 11

Ración de churros, ensaimada y chocolate a la taza de la granja La Pallaresa / INSTAGRAM
Ración de churros, ensaimada y chocolate a la taza de la granja La Pallaresa / INSTAGRAM

CHURRERÍA SAGRADA FAMÍLIA

La churrería Sagrada Família es otro establecimiento familiar que abrió sus puertas en 1950 y que, hoy en día, sigue ofreciendo productos de mucha calidad. Venden en la tienda y también ofrecen servicio delivery a través de Just Eat o Glovo. 

Entre sus especialidades se encuentran los churros clásicos, las cortezas, los ganchitos. También creaciones más innovadoras como los churros rellenos de Nutella, crema pastelera o dulce de leche.

Dirección: plaza de la Sagrada Família, 26

Algunos de los productos de la churrería Sagrada Família / TRIPADVISOR
Algunos de los productos de la churrería Sagrada Família / TRIPADVISOR

GRANJA DULCINEA

La granja Dulcinea es una de las granjas más auténticas de la calle de Petritxol. Nació en 1941 y lleva todo ese tiempo ofreciendo el mejor chocolate a la taza acompañado de unos deliciosos churros caseros. Su ambiente rústico y castizo hace que sea uno de los establecimientos de meriendas preferidos por los barceloneses. 

Dirección: calle de Petritxol, 2

Fachada de la granja Dulcinea de la calle de Petritxol / INSTAGRAM
Fachada de la granja Dulcinea de la calle de Petritxol / INSTAGRAM
Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.