ARCHIVADO EN:

Un estudio ha confirmado lo que todos sabíamos: cuando tenemos hambre nos ponemos mucho más fácil de mal humor. La Universidad de Carolina del Norte está detrás de esta investigación que nos ayudará a evitar muchas discusiones.

Porque la solución más fácil al mal humor causado por el hambre es tan sencilla como comer. Así lo asegura Jennifer MacCormack, quien ha desarrollado este estudio dentro de su doctorado en el Departamento de Psicología y Neurociencia de dicha universidad.

MacCormack ha explicado que para evitar el malhumor, hay que ser consciente de que se tiene hambre, pues la reacción habitual es preparar algo de comer. 

Para realizar el estudio, contaron con la participación de 400 voluntarios, a los que se les enseñaron fotografías que tenían que clasificar como positivas, negativas o regulares. En el experimento constataron que conforme les entraba hambre a los participantes, su valoración de las imágenes era más negativa.

El enfado es gradual al hambre, de manera que cuanto más apetito se tiene mayor es el enfado, según este estudio de la Universidad de Carolina del Norte, la misma en la que estudió y destacó como deportista Michael Jordan.