La cultura del vino está más que arraigada en la ciudad de Barcelona. A lo largo de las calles que componen los diferentes distritos de la ciudad, es posible encontrar multitud de catas de vinos con las que conocer los diferentes tipos que existen y diferenciar entre sus aromas y texturas. Una oportunidad perfecta para realizar una primera inmersión es a través de algunas de las enotecas más famosas de la ciudad. 

VILA VINITECA

Vila Viniteca es una de las enotecas con más historia de la ciudad de Barcelona. Abrió sus puertas por primera vez en el año 1932 y, desde entonces, se ha convertido en uno de los centros referencia de la capital catalana. Actualmente la dirige la tercera generación de la misma familia, expertos conocedores de la materia. 

Vila Viniteca es uno de los establecimientos que mayor variedad de catas de vinos ofrece a los interesados. Estas están orientadas para principiantes o veteranos y cuentan con los vinos de las regiones más conocidas. Se encuentra situado en el número 7 de la calle de los Agullers.

TACA DE VI

A diferencia del anterior establecimiento, Taca de Vi se dedica en exclusiva a la organización de catas de vino. Realizan diferentes actividades por toda Cataluña, adaptándose a las necesidades y al gusto de los clientes. 

Los integrantes del equipo de Taca de Vi se desplazan con todo lo necesario para realizar las catas en cualquier punto de la geografía catalana. Disponen de cursos para aprender a maridar el vino y para todo tipo de perfiles: sin importar si son principales o avanzados. Además, realizan catas tanto para particulares como para empresas.

XAVIER BASSA

Xavier Bassa es uno de los mejores sommelier de Cataluña, reconocido a nivel nacional por sus conocimientos sobre enología y viticultura. A través de su página web es posible contratar diferentes cursos y talleres a domicilio, para todo tipo de niveles, con el objetivo de aprender todo lo relacionado con el vino y su proceso de elaboración y degustación. Una oportunidad única de la mano de uno de los grandes nombres de nuestro país. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tastem coses. Coses bones. Grup Raventós codorniu. #wine #winelover

Una publicación compartida de Xavier Bassa i Valls (@xavierbassa) el

KM 0 BY UNIÓ

Esta tienda de productos catalanes, con sala de catas para vinos y aceites es una de las más sorprendentes. Las muestras pueden ir acompañadas de degustación de jamón de la máxima calidad y de los mejores quesos y foies

Este establecimiento situado en la calle Marina 239, también realiza catas de vinos a ciegas, sin duda una de las experiencias más innovadoras del sector. Todo ello en un espacio decorado con luz tenue y en un ambiente encantador y agradable. 

GRANATT BAR

Este restaurante situado en el barrio de Gràcia ofrece todo tipo de platos de la gastronomía mediterránea, además de unas exquisitas catas de vino. El chef del Granatt, Joan Lleixà, que co-lidera el local con Jairo Balcázar, es un experto creando sabrosas combinaciones. Fue cocinero durante 4 años en uno de los mejores restaurantes del mundo, El Celler de Can Roca, y actualmente también es chef del hotel Almanac de Barcelona. Le gusta que en sus espectaculares creaciones se aprecie hasta el último matiz y para ello se tiene que acompañar del vino perfecto.

El Granatt Bar ha creado una fórmula perfecta para catar sus mejores vinos: combinándolos con tres platos elaborados por el chef. Entre los que se pueden escoger están el nem vietnamita (rollo de papel de arroz) maridado con Fer Volar Coloms, el arroz negro de sepia a la brasa con carpaccio de pulpo maridado con Cop de Vent y de postre: sorpresa arrocera y dulce del chef maridado con Trepat.