Sarrià está considerado como uno de los barrios con más personalidad de Barcelona. Antes de convertirse en uno de los distritos de la actual ciudad, fue una de las villas más importantes del Llano de Barcelona. Es por ello que conserva ese espíritu de localidad en sí misma, con una vida social animada alrededor de su calle Major.

Y este precisamente es el punto de encuentro de todos aquellos a los que les gusta tomar el vermouth en fin de semana, ya sea con la familia o con amigos.

BAR TOMÁS

Tiene fama de ser el bar que mejores patatas bravas sirve de toda Barcelona. ¿Su secreto? Los cortes irregulares de las patatas que demuestran que se han hecho a mano, su color dorado del aceite de oliva con el que se han cocinado y darles el tiempo exacto de fritura.

Se puede elegir entre bañarlas con la salsa alioli tradicional o con salsa picante (ambas caseras), solo apta esta última para los más atrevidos. Eso es lo que llevan haciendo unos cuantos años en Bar Tomás (calle Major de Sarrià, 49), un local que mantiene el ambiente de antaño, el de las antiguas bodegas tradicionales. Además de las bravas, otras de las tapas más solicitadas son las empanadillas de bonito, las croquetas y los boquerones y anchoas del Cantábrico.

EL CANALLA

Dicen los expertos en el vermouth de Sarrià que las patatas bravas de El Canalla son una firme competencia a las del Bar Tomás. Esta bodega de tapas y raciones, ubicada en la misma Plaza de la Iglesia (calle Major de Sarrià, 95) ofrece cocina mediterránea, de mercado y de kilómetro 0.

Para los días de buen tiempo, disponen de una terraza al sol, donde también se puede disfrutar de un vermouth acompañado de alguna de las especialidades de su carta: anchoas, boquerones en vinagre, hummus de remolacha, chips de berenjena con miel de caña y lima o mollete de calamares en su tinta con alioli, entre otros.

BAR TREZE

Sin duda, la ambientación es lo más característico de este restaurante, que, a pesar de estar a escasos metros de los dos anteriores (Bar Treze está en calle Major de Sarrià, 115), presenta un concepto totalmente diferente. Si en ambos casos se trata de crear un ambiente amigable para sus clientes, la fórmula es totalmente distinta.

Se pasa de las tabernas de toda la vida a un lugar con butacones de cuero y un espacio exclusivo y sorprendente: un patio interior con arena de playa. Ibéricos, quesos y ahumados son los protagonistas de la carta de vermouth del Bar Treze. También recomiendan no perderse su amplia variedad de conservas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.