Comida desde los orígenes. Eso es lo que propone Rahel Berhe, la propietaria del restaurante etíope Abissínia, que lleva conquistando el barrio de Gràcia desde hace 15 años. 

Este lugar, decorado al más puro estilo africano, es uno de los establecimientos gastronómicos más auténticos de Barcelona. Los clientes se sientan en pequeños taburetes de madera lacada, frente a coloridas mesas de paja trenzada. Una vez allí degustan los platos más originales de la cultura etíope, que les remonta a los comienzos de la humanidad de forma inmediata.

Rahel Berhe, propietaria del restaurante etíope Abissinia / VM
Rahel Berhe, propietaria del restaurante etíope Abissínia / VM

COCINA TRADICIONAL ETÍOPE 

Para sorpresa de muchos, en este restaurante no hay cubiertos: se come con las manos y de un mismo plato entre todos los comensales. “Cocinamos, servimos y comemos como se hace en Etiopía. Además, de esta manera respetamos más al medioambiente, no se gasta tanta agua al lavar tan pocos artilugios”, explica la propietaria a BMagazine.

Abissínia cuida de su clientela ofreciendo la mejor calidad posible. Cocinan a la antigua usanza, es decir sin microondas o congeladores: “Aplicamos el slow food, cocinamos lentamente y servimos desde la olla lo que se elabora ese mismo día”, relata Berhe.

Injera, plato típico de Etiopía elaborado en el restaurante Abissinia / VM
Injera, plato típico de Etiopía elaborado en el restaurante Abissínia / VM

GASTRONOMÍA ORIENTADA A LA SALUD

La propietaria, una gran conocedora del funcionamiento del cuerpo humano, lo tiene claro: “La comida etíope es de las más saludables. En nuestra cultura aplicamos los cinco sabores (dulce, salado, picante, ácido y amargo) para regular el ph y tener una buena digestión y por tanto una salud de hierro”. “La sabiduría ancestral es lo que nos aporta el bienestar, por eso promovemos el conocimiento del cuerpo a través de la gastronomía”, matiza.

Este restaurante, situado en el número 55 de la calle Torrent de les Flors, forma parte de uno de los grupos gastronómicos que conquistan en los últimos tiempos el paladar de los barceloneses, los monoproducto o especializados. No se sale de sus ingredientes principales.

Mesas y taburetes del restaurante etíope Abissinia / TRIPADVISOR
Mesas y taburetes del restaurante etíope Abissínia / TRIPADVISOR

ESPECIALISTAS EN PRODUCTOS 

En Abissínia no trabajan el pescado, tan solo la carne que estofan con mimo durante horas, las verduras y hortalizas condimentadas deliciosamente y las harinas que protagonizan sus masas esponjosas, pero ligeras, que sirven como acompañamiento para la mayoría de sus platos. Sus cocineras prefieren “no juntar el mar y la montaña” por una cuestión tradicional que también hace referencia a la salud a través de la comida.

Uno de los productos que más elaboran es el pollo. En su cocina tardan horas en prepararlo, ya que tal y como dicta el hábito etíope “no es recomendable comer el pollo si no está totalmente limpio”, es decir, sin piel, grasa o moco que pasan horas quitando minuciosamente y macerando en limón y sal. “En Etiopía las mujeres no se casan si no saben cortar un pollo en 12 piezas”, asegura la dueña de este restaurante.

Cocinera del restaurante Abissinia limpiando el pollo, una de sus especialidades / VM
Cocinera del restaurante Abissínia limpiando el pollo, una de sus especialidades / VM

"UNA EXPERIENCIA ÚNICA"

Otra de sus especialidades es el café. Lo preparan a la vista de sus clientes como se hacía hace miles de años: primero tostando los granos (una sola vez) y picándolos con un mortero antiguo con el que se desprende un olor que envuelve el ambiente. Tras hervirlo con agua caliente y filtrarlo para que quede un líquido marrón un tanto diluido, lo sirven a su clientela, que se impresiona con la diferencia entre el producto que están tomando y uno de máquina.

La autenticidad de este lugar se refleja en la percepción de su clientela. “El mejor etíope de Barcelona” cuenta con una puntuación de cuatro sobre cinco en la Tripadvisor, la web estadounidense de reseñas más importante. Los usuarios de dicha plataforma lo describen como un lugar donde vivir “una experiencia única”. Aseguran que su comida “respeta la tradición etíope a la perfección” y lo sitúan como un “lugar obligatorio del barrio de Gràcia”.

En definitiva, se trata de un restaurante muy recomendable para cualquier barcelonés que quiera experimentar una comida diferente, saludable y a buen precio, ideal para ir con pareja, en familia o con amigos. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.