Barcelona es una de las ciudades que concentra una mayor oferta cultural y de ocio de toda Europa. Cada vez son más los turistas que llegan a la Ciudad Condal animados por las diferentes actividades que ofrece.

Por ejemplo, numerosos planes gratuitos que hacer en la capital catalana un fin de semana cualquiera. Desde visitar algunos de los parques más conocidos hasta sus característicos museos. Empezamos un recorrido por la Barcelona más low cost.

LOS MEJORES PLANES GRATUITOS DE BARCELONA

  • Mercados: Si por algo se caracteriza Barcelona es por la gran cantidad de mercados que se pueden encontrar en sus calles. Desde algunos más tradicionales como el de Sant Antoni o los diferentes que se encuentran en el barrio de Gràcia, hasta otros más modernos como el Lost and Found o el Flea Market.
     
  • Museos: La oferta cultural de la Ciudad Condal está a la altura de las mejores urbes del mundo. Algunos de los museos más conocidos son el MACBA, en pleno centro de la ciudad, y el Museo de Historia, en sus múltiples ubicaciones. ¡Y el primer domingo de cada mes son gratis todos ellos!
     
  • Un buen pícnic: Los diferentes parques y entornos naturales que se concentran en el interior de la capital catalana han convertido a la ciudad como uno de los mejores lugares para hacer un pícnic en familia o rodeado de amigos.
     
  • Fuentes de Montjuïc: Si por algo se conoce el barrio de Montjuïc, además de por la belleza de sus calles, es por el espectáculo de sus fuentes. La Fuente Mágica de Montjuïc se ilumina por la noche, ofreciendo un espectáculo de música y color que concentra a cientos de personas a su alrededor. Durante los meses de verano (entre junio y septiembre) se ilumina todos los días de miércoles a domingo en horario de 21:30 a 22:30 horas.
     
  • Sagrada FamiliaPese a que mucha gente lo desconoce, todos los domingos la Sagrada Familia abre sus puertas hasta completar aforo de manera completamente gratuita. Eso sí, únicamente para asistir a la misa que se celebra a las nueve de la mañana. ¡Pero el madrugón merece la pena!