La amplia oferta gastronómica que acoge la ciudad de Barcelona ha situado a la capital catalana como uno de los referentes del sector en toda España. Especialmente cuando se trata de encontrar las diferentes variedades culinarias que existen alrededor del mundo. Un buen ejemplo de ello es el conocido restaurante situado en carrer Villaroel 22, el Pappa Sevn, especializado en la comida de origen nórdico que proporciona a todos sus clientes una experiencia inolvidable sin salir del corazón de la Ciudad Condal.

Entrar en el Pappa Sevn ya es toda una experiencia en sí misma. Su decoración, propia del lugar de origen de su gastronomía, está gobernada por un inconfudible estilo nórdico. En él, acapara la atención el tono blanco que está presente en cada rincón, además de la presencia de diferentes tipos de madera y de pizarra que se han utilizado para diseñar todo el mobiliario. Una sensación muy cálida que nos invitará a transportarnos a un viaje que conquistará a los paladares más exigentes. En el Pappa Sevn todo está cuidado al milímetro. Un buen ejemplo de ello es la celebración del Kräftsvkiva, una fiesta de degustación de cangrejos que se celebra durante los meses de agosto y septiembre en el país nórdico y que el este restaurante replica cada año en su interior. 

ALTA GASTRONOMÍA SUECA

Los alimentos más característicos de la gastronomía sueca acaparan la atención del Pappa Sevn. Una propuesta en la que los diferentes ahumados, conservas, pescados y una gran cantidad de productos calóricos centran todo el protagonismo de la carta. Además, si es tu primera vez, el restaurante ofrece la posibilidad de decantarse por su buffet libre, en el que por 16 euros se pueden probar tantos platos como quieras.

 

Todos los productos que ofrece Nina Olsson, su dueña, son platos tradicionales que cocinan las familias de manera diaria en su país de origen. Toda su oferta va variando según la temporada, adaptándose a la comida que se sirve en cada época del año en Suecia. La mayoría de sus platos están realizados a partir de productos que se recogen durante el invierno en los bosques del país y que durante el invierno se trabaja sobre ellos para poder cocinarlos en las mejores condiciones.