ARCHIVADO EN:

El Palau Robert acoge, desde el día 25, una muestra de objetos personales que fueron confiscados a las víctimas de los campos de concentración nazis, con el objetivo de que sus familiares los reconozcan y puedan recuperarlos.

La exposición, organizada por Memorial Democrático, forma parte del proyecto internacional "Stolen Memory (Memoria Robada)" que lleva a cabo la fundación Archivos Arolsen-Centro Internacional de Persecución Nazi, quien custodia más de 3.000 objetos personales de los prisioneros que estuvieron en los campos de exterminio de la Alemania nazi.

3.000 OBJETOS

La fundación se ha propuesto devolver esos 3.000 objetos a los familiares de las personas a las que pertenecieron, por lo que ha organizado exposiciones en 30 países, que se corresponden con las nacionalidades de los prisioneros de los que conservan los bienes.

Las piezas expuestas, entre las que se encuentran anillos, relojes, joyas, documentos, cartas y fotos, pertencen a siete catalanes que estuvieron en campos de concentración alemanes.

MEMORIA HISTÓRICA

La muestra también pretende ser un recordatorio de lo que ocurrió en los campos de concentración nazis y por ello reconstruye, a partir de varios objetos, la biografía de hasta quince españoles que estuvieron en ellos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.