ARCHIVADO EN:

Barcelona vive un momento complicado: en la última semana se han detectado casi 500 casos de coronavirus. Pero a pesar de la escalofriante cifra muchas empresas de ocio nocturno hacen oídos sordos para seguir llevando a cabo su actividad. Es el caso de Nasty Garage

La organización de Nasty Mondays, la fiesta que lleva 10 años celebrándose cada lunes en la sala Apolo de Barcelona, ha comunicado su primera edición "postcovid". A pesar de la inestabilidad sanitaria que se registra en la ciudad condal y su área metropolitana, los "asquerosos lunes" vuelven en formato de pool party, es decir, en forma de fiesta veraniega en una de las piscinas de moda de la capital catalana

UNA VERSIÓN ESTIVAL

Aprovechando la situación, ya que la legendaria farra no puede realizarse en un espacio cerrado como es la sala ubicada en la avenida del Paral·lel, la dirección del evento ha apostado por una versión estival. 

El próximo 23 de julio Nasty Mondays celebrará una edición veraniega en el Go Beach Club, uno de los clubes que más fama han ganado en la ciudad desde que empezó el desconfinamiento. Se realizará de 18.00 horas a 23.00 horas "al aire libre y con una súper piscina como eje principal de la fiesta, con todas las medidas de seguridad pertinentes", según ha informado la organización del evento. La música irá a cargo de grupo Nasty Bass, que compartirá cartel con los Dj's residentes de Nasty Mondays y Cupcake. Los disc-jockeys pincharán los temas más increíbles de rockpopindiegarage y electro rock.

En la descripción de acontecimiento se especifica que los asistentes podrán "comer y beber, estando al aire libre y con acceso a la piscina hasta las 20.00 horas". 

PRECIOS DESORBITADOS

Aunque los Nasty Mondays se caractericen por ser una de las fiestas más alternativas de Barcelona, con un público de clase media, las nuevas medidas higiénico-sanitarias han hecho que los precios se disparen. Tal y como se indica en la web de la terraza, "el acceso será exclusivamente mediante reserva de mesa".

BMagazine ha consultado los precios de las zonas habilitadas y estas no bajan de los 120 euros, llegando hasta los 400 euros por mesa (bebida incluida) en los espacios más exclusivos. Sin duda, unos precios desorbitados para los fanáticos del Nasty, que solían pagar una media de 15 euros para entrar a la fiesta antes de la pandemia. 

DESCONTENTO GENERAL

La subida de precios y la preocupación por la inestabilidad sanitaria ha propiciado que muchos adeptos renieguen de su plan preferido. El descontento general se palpa en los comentarios de los usuarios en el perfil de Instagram de la fiesta. Auguran un mayor número de rebrotes si se siguen realizando este tipo de eventos y critican que no estén al alcance económico de la mayoría

Panel de reservas de la próxima fiesta Nasy Mondays / GO BEACH CLUB BARCELONA
Panel de reservas de la próxima fiesta Nasy Mondays / GO BEACH CLUB BARCELONA

**Nota aclaratoria**: Finalmente, la fiesta no se celebrará por la entrada en vigor de las nuevas prohibiciones de la Generalitat en la zona del área metropolitana de Barcelona. Las restricciones y la consecuente anulación del evento de Naty Mondays se anunciaron tras la publicación de este artículo, y afectan a todos los locales de ocio nocturno de la ciudad. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.