ARCHIVADO EN:

Cuando se piensa en un museo, una de las primeras imágenes que viene a la cabeza es la de una pinacoteca, con observadores sesudos y en silencio observando obras de arte.

Este concepto ha cambiado radicalmente en algunos museos, que conciben su espacio como un entorno donde experimentar y aprender a partir de la práctica. Muchas de estas actividades están dirigidas a los niños, pero hay otras que son válidas para cualquier tipo de público. Para no acostarse nunca sin haber aprendido algo nuevo.

COSMOCAIXA

Es uno de los espacios más destinados al público familiar, en el que los más pequeños de la casa pueden descubrir de manera didáctica e interactiva distintas facetas del mundo científico: el cosmos, la naturaleza e incluso las leyes físicas y matemáticas.

Uno de los espacios más conocidos es el Toca Toca, con actividades de concienciación medioambiental y en el que se descubren (y se pueden tocar) la biodiversidad de zonas tan diferentes como las selvas tropicales, los bosques, los ríos o los mares. Cosmocaixa está en la calle Isaac Newton 26 y abre de martes a domingo de 10.00 a 20.00 horas.

MUSEU DE CIÈNCES NATURALS

Este museo permite la posibilidad a sus visitantes de conocer la fauna y la flora a partir siempre de una experiencia sensorial, tanto en su exposición permanente, como en las temporales y en las actividades que organiza.

De las exposiciones permanentes la más conocida es Planeta Vida, que va desgranando el proceso de creación de vida en nuestro planeta. Es una exposición interactiva y accesible para personas con discapacidad. Parte del museo es el Jardín Botánico, que propone a los visitantes un paseo diferente según la estación del año a partir de la vegetación de las cinco regiones del mundo con clima mediterráneo. El Museu de Ciènces Naturals se encuentra en el Parque del Forum y el Jardín Botánico en el Parque de Montjuïc.

MUSEU DE LA MÚSICA

Con una colección de cerca de 500 instrumentos musicales de todas las épocas, está considerado como uno de los más importantes de España. Ubicado en L’Auditori (Lepant 150, 2ª pl.), el museo trata de acercar la música a sus visitantes de un modo directo y vivencial, para enseñar su importancia como vehículo de comunicación a lo largo de la historia.

El recorrido principal del museo se denomina Orpheus, a partir del cual se puede aprender la evolución de la música través de la historia, la Sala de los Músicos Catalanes, la exposición “La permanencia del sonido”, donde comprobar cómo se ha ido fijando la música en distintos soportes a través del tiempo, y la Sala de Interactivos, donde se pueden manipular maquetas e incluso instrumentos musicales para dar respuesta a la pregunta “¿por qué suena?”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.