ARCHIVADO EN:

A día de hoy la mayoría utilizamos las redes sociales para ligar. Estas nos ayudan a ser mucho más atrevidos con nuestros fichajes. Pero después de hablar durante un tiempo con las personas que nos interesan, toca quedar, y ahí es dónde se complica el asunto. 

Escoger el mejor lugar para quedar con tu cita Tinder suele suponer un dolor de cabeza. Dar con el sitio idóneo, con la luz adecuada, el mínimo ruido y con un ambiente perfecto es un trabajo arduo y complicado de realizar, por eso BMagazine ha escogido los mejores establecimientos de Barcelona para que tu cita sea la mejor de la historia. 

ANTIC TEATRE, INFORMAL E ÍNTIMO

Puede ser que si optamos por llevar a nuestra cita a un lugar demasiado romántico, esta acabe pensando que tenemos planes de boda, o algo por el estilo. Por eso buscar un lugar informal es importante en estas ocasiones. El Antic Teatre, situado en la calle Verdaguer i Callís, es un lugar íntimo y desenfadado con el que seguro que conquistas a esa persona que tanto te llama la atención. 

El lugar cuenta con una sala polivalente con jardín, bar y terraza que ofrece espectáculos independientes de compañías innovadoras, un buen plan para evitar los típicos silencios incómodos. 

El Antic Teatre cuenta con una carta que está muy bien de precio, es un lugar pseudoalternativo con árboles y un ambiente encantador que invita a que surja el amor. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Clara Bianco (@clara_bianco) el

LA MARSELLA, LA ABSENTERÍA POR EXCELENCIA

Si buscas llevar a tu cita a un lugar auténtico, éste es La Marsella. Se trata de la típica absentería barcelonesa tiene un encanto especial. Es la opción idónea para quedar genial delante de la persona a la que invites. Con una carta de bebidas extensa y un gran recorrido por todo tipo de absentas de distinta graduación

Este lugar encanta a cualquiera y es una maravillosa opción para aquellos que quieran sorprender, sin pasarse. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Barce got a little better with you in town👯

Una publicación compartida de Emily Marx (@emilyamarx) el