Si buscas un sitio bonito para disfrutar de un buen café mientras alimentas de fotos tu perfil de Instagram, ¡estos lugares son todo lo que necesitas!

A continuación comenzamos un recorrido por tres cafeterías de Barcelona que no sólo cuidan con esmero sus productos, sino también la decoración y el ambiente de sus establecimientos. 

GRANJA PETITBO

Granja Petitbo se ha consolidado como todo un referente en las redes sociales de los ciudadanos de Barcelona. Su ambiente, de estilo rústico y acogedor, se posiciona como el escenario perfecto para poder realizar una gran cantidad de fotos entre sus cuatro paredes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hey! Como queremos pasar más tiempo con vosotros, a partir de ahora abrimos todos los domingos hasta las 23:00. Os esperamos!

Una publicación compartida de Granja Petitbo (@granjapetitbo) el

Está ubicada en el Paseo de Sant Joan, 82 y su nombre se debe a que se encuentra en el mismo establecimiento que a principios del siglo XX era una vaquería. Su decoración todavía mantiene este estilo, con diferentes zonas que han querido respetar al máximo la esencia original del local. Su carta es perfecta para disfrutar de diefentes tipos de cafés y opciones de comida.

LITTLE FERN CAFÉ

El barrio del Poblenou, en carrer Pere IV, 168, alberga una de las últimas tendencias de la ciudad de Barcelona. Se trata de la cafetería Little Fern Café y su local no es lo único que se puede fotografiar. Los detalles de cómo están hechos sus platos también es otro de los motivos por los que merece la pena sacar una foto para Instagram.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

See you soon ☕️☕️☕️🌿 📷 @petitepassport

Una publicación compartida de Little Fern (@littleferncafe) el

La gama cromática del local, en el que predomina el tono verde pastel y el blanco, y su esencia original en madera hacen de Little Fern Café el lugar perfecto para los amantes del café ¡y de Instagram!

MECANIC BARCELONA

Si te encantan las motos y el café, Mecanic Barcelona es el lugar al que no podrás dejar de acudir. En carrer Verntallat, 30 se encuentra este establecimiento que actúa como cafetería, sala de conferencias y, por qué no, garaje. Y es que en su interior se puede disfrutar de la presencia de algunas de las motos de sus clientes más asiduos y de los dueños del negocio.

Cuenta con una amplia exposición de fotografía permanente y una buena cantidad de libros, que lo convierten en un sitio ideal para pasar una gran cantidad de horas disfrutando de nuestra bebida favorita mientras observamos con detalle el espacio.