El chocolate es uno de los grandes "vicios" que comparten una gran cantidad de personas. Y en Barcelona, que cuenta con una calle conocida como la calle del Chocolate, no es fácil resistirse a la tentación de disfrutar de un buen tazón del mejor de los chocolates con una exquisita nata montada.

En estos lugares, los suizos adquieren una dimensión mayor. A continuación, una selección de los mejores locales de Barcelona para disfrutar de todo su sabor. 

GRANJA VIADER

Granja Viader es conocida por ser una de las cafeterías con más historia de la ciudad de Barcelona y por ser el lugar donde se fundó el Cacaolat. A lo largo de los más de cien años que lleva en activo, han pasado por su interior personalidades de todo tipo, como Pablo Picasso o Jacinto Verdaguer.

Entre sus múltiples especialidades se encuentra la elaboración de su chocolate artesano, de la mano de su maestros reposteros. Su excelente repostería y los suizos que preparan sus artesanos hacen que siempre merezca la pena una parada en este lugar. 

LA PALLERESA

Situado en la calle Peritxol 11, la Pallaresa es una de las mejores chocolaterías a las que acudir en toda la ciudad de Barcelona. Ubicada en pleno corazón de la ciudad, es uno de los lugares más visitados, tanto por los propios vecinos de la ciudad como para los visitantes que vienen a conocerla por primera vez.

Fue fundada en el año 1947 y, desde entonces, se ha convertido en uno de los templos del chocolate en todas sus versiones. Uno de sus principales atractivos, además del sabor de sus suizos, es el ambiente que se respira en su interior, respetando la esencia de sus primeros años de vida y permaneciendo inherente al paso del tiempo. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Churro addiction 🍩 #churros #spain #barcelona #lapalleresa

Una publicación compartida de Ellie 🛸 (@ellie.may.harris) el

CAELUM

En la calle de la Palla 8 se encuentra otro de los locales más míticos de la conocidos de Barcelona. Es el Caelum, posicionado en el Olimpo de los dulces. Su visita siempre será una buena idea, tanto para disfrutar de un buen suizo, como para cualquier otra de sus especialidades con chocolate.

Además, concentra una amplia selección de piezas de bollería artesanas con las que acompañar a todas sus creaciones. Conformando una propuesta única y divertida con la que enamorar a los paladares más golosos.