ARCHIVADO EN:

No es una influencer al uso. A sus 22 años Carlota Bruna ya ha escrito un libro Camino a un mundo vegano y ha sido invitada al Parlamento Europeo para poner sobre la mesa las cuestiones que preocupan a la juventud. También es una de las activistas del medio ambiente y los derechos animales más reconocidas de España y fue una de las jóvenes que se atrevió a desafiar a la industria láctea mostrando la realidad de una granja bajo el hashtag #meathevictims. 

La barcelonesa cuenta con más de 177.000 seguidores en su cuenta de Instagram. El número de followers de esta estudiante de nutrición y dietética tiene doble mérito, ya que rechaza casi al 100% las propuestas de trabajo que le llegan. A diferencia de sus compañeros de profesión, Carlota casi no realiza colaboraciones por ser fiel a su ética. Su contenido en las redes sociales es totalmente altruista y dedicado a concienciar a su público sobre la urgencia climática, el veganismo, el reciclaje y otras cuestiones que pocas veces aparecen en Instagram. 

La creadora de contenido barcelonesa ha hablado con BMagazine sobre la crisis sanitaria del coronavirus, la realidad que se oculta tras las redes sociales y la situación climática en Barcelona. 

¿Cómo llevas la reclusión?

¡La verdad es que muy bien! En primer lugar porque tengo la suerte de que toda mi familia está sana y salva y en segundo, porque he aprovechado para aprender y leer todo lo que no me daba tiempo o antes... Como por ejemplo, he aprendido a observar e identificar los pájaros que viven en la ciudad con nosotros que nunca antes me había fijado. ¡Cómo estoy disfrutando!

¿De qué forma valorarías la situación sanitaria que hemos vivido en los últimos meses?

Desafiante como mínimo. Creo que los sanitarios han sido verdaderos héroes y heroínas. Al principio fue muy duro oír las noticias, pero por suerte parece que todo está yendo a mejor.

El virus ha dejado un impacto muy negativo en la sociedad, pero el medio ambiente ha salido beneficiado en algunos aspectos, ¿qué piensas al respecto?

Como siempre, todo tiene una parte buena y una parte mala. Le estamos dando un respiro al medio ambiente y le está yendo genial... Aunque tenemos que tener cuidado con las mascarillas de un solo uso y los guantes de plástico que muchas veces acaban en el suelo. Se deben depositar en el contenedor gris/negro: no reciclable. Si no, pueden acabar en la naturaleza teniendo consecuencias muy negativas en los animales que habitan en ella.

¿Crees que este nuevo paradigma hará que las personas tomen más conciencia sobre la importancia de cuidar la naturaleza?

Eso es lo que yo espero ver. Es cierto que habrá gente que sí pero, ¡aún queda muchísimo por hacer! Como siempre digo, esto es una “carrera de fondo” y hay que ir luchando día a día. Aquí también pienso que los creadores de contenido tenemos que hablar de ello. Concienciar de que este virus viene como consecuencia de nuestra insaciable destrucción de la naturaleza y promover soluciones para que las personas se sientan que no todo está perdido y que hay mil cosas que podemos hacer para ayudar al planeta.

¿Podrías desarrollar esta teoría?

La naturaleza es nuestra protección contra este tipo de virus. Como dice el ecólogo Fernando Valladares "La culpa no es del murciélago ni del pangolín. La única forma de amortiguar las infecciones para que no lleguen a globalizarse y volverse letales, es rodearnos de ecosistemas saludables, funcionales y ricas en especies". 

Barcelona es una de las ciudades más contaminantes, ¿qué propondrías para mejorar la situación?

Ahora mismo es complicado ya que se está fomentando el uso de transporte privado por el coronavirus, y hay que ir con cuidado con eso. Yo intentaría promover el ir caminando o en bicicleta y que el ayuntamiento haga una mejor gestión de las zonas verdes porque los árboles urbanos hacen que la ciudad no se caliente tanto y se respire mejor.

¿Te has sentido en la obligación de utilizar tu voz para fomentar conciencia social entre tus seguidores durante la crisis del coronavirus? Si es así, ¿crees que debería ser una obligación para todos los creadores de contenido en este tipo de situaciones?

Efectivamente. Lo he hecho y deberíamos hacerlo todos. Tener un altavoz es gran responsabilidad siempre, pero más en estos momentos. Es una oportunidad para intentar que la gente lea información verídica y contrastada. Ya han corrido demasiados bulos por ahí que lo único que han hecho es fomentar el miedo.

¿Es complicado abrirse paso en el mundo de las redes sociales con un discurso tan sincero y a veces tan crudo (aunque necesario y revelador) como el tuyo?

¡Mucho! Porque muchas veces la gente no quiere escuchar lo que digo Es muy fácil no escuchar para quedarte en la comodidad de la ignorancia. Entonces ahí es cuando tengo que hacer las mil y una estrategias para que mi mensaje intente no ser tan “chocante” para las personas y que puedan, al menos, entender lo que digo.

¿Sois pocos los que os atrevéis a fomentar este tipo de valores, te has sentido desamparada en algunas ocasiones?

Para nada. Somos muchísimas. Me siento muy acompañada por suerte.

¿Crees que hay marcas que prefieren colaborar con influencers más superficiales?, en alguna ocasión has dicho que renuncias a muchas campañas…

Sí, sobre todo marcas que parecen “comprometidas” con el medio ambiente y después contratan a influencers que realmente, les da igual la crisis climática. Me cuesta de entender. Pero tengo que decir que muchas no y se agradece mucho.

¿Los jóvenes están realmente concienciados de las problemáticas sociales y naturales que existen?

Cada vez más y me siento muy orgullosa de ello.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Here with us, not for us ❤️ . pic: @aitorrodrigo

Una publicación compartida de CARLOTA BRUNA (@carlotabruna) el

¿Las redes sociales son ese mundo de color de rosa que aparentan? De no serlo, ¿hay competencia entre creadores de contenido o envidias?

En mi caso para nada. Nos apoyamos mutuamente y quiero que el mensaje de mis amigas que dicen lo mismo que yo se oiga igual que el mío. Al final estamos todos en esto.

¿Alguna vez has sentido que la presión de las redes sociales te sobrepasaba? 

Sí, muchas veces. Sobre todo, porque hay veces que algunas personas que me siguen se esperan que hable de absolutamente todo y de mi opinión de ello. Y agota... pero han sido contadas veces. Para mí las redes sociales han sido siempre una fuente de inspiración gracias a que he sabido seguir a las personas correctas (aunque no siempre haya sido así).  De mi feed de Instagram aprendo cosas y me inspiro de gente maravillosa.

¿Recibes muchas críticas? De tener alguna, ¿cómo las gestionas?

Las críticas constructivas las valoro muchísimo. Las no constructivas, siempre pienso que son un reflejo de la realidad de la otra persona, no la mía.

¿Has notado una mayor interacción con tus seguidores desde el inicio de la cuarentena?

¡Sí! He intentado estar más presente y nos hemos hecho mucha compañía, que hacía falta.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.