ARCHIVADO EN:

Las noches de fiesta en Razzmatazz son sinónimo de jarana en las calles de El Poblenou. Los vecinos están hartos de pedir medidas contundentes al Ayuntamiento, los Mossos d'Esquadra realizan constantemente macroredadas contra la práctica del botellón y los bares de la zona piden respeto y silencio a sus clientes, pero aun así la situación se desmadra continuamente. 

Unas imágenes publicadas en el perfil de Instagram Barcelona Creatures, encargado de mostrar las situaciones más surrealistas de la capital catalana, han mostrado la bestial realidad que comportan las farras de la reconocida discoteca. Las inmediaciones de Razzmatazz se convierten en el escenario perfecto para realizar la fiesta previa y desencadenar todo tipo de comportamientos absurdos y desmesurados sin tener en cuenta el descanso del vecindario o la importancia de cuidar el mobiliario urbano. 

LOS VÍDEOS MÁS BRUTALES

En los vídeos recopilados por BMagazine se puede comprobar como en las inmediaciones de la discoteca se realizan todo tipo de actividades inducidas por el estado etílico de sus protagonistas. A la salida de los bares Airbar, La Ovella Negra o Hijos de Caín –algunos de los más frecuentados por el público juvenil– los clientes con mayor estado de embriagadez realizan carreras de sillas que se encuentran en los contenedores y ocupan la calzada haciendo botellón. 

La cuenta de Instagram también ha publicado las imágenes de uno de los últimos espectáculos callejeros que se han vivido en la zona. Un hombre, con abanico en mano, realiza un baile que fusiona el flamenco con los movimientos de la película Kung Fu Panda, mientras es vitoreado por los jóvenes que le rodean. 

'EL DIRTY', LA FIESTA MÁS LOCA DE RAZZMATAZZ

Otro de los sorprendentes momentos que han dejado las últimas fiestas en Razzmatazz es la cruda imagen de dos jóvenes, con un aparente coma etílico, tirados en las escaleras de una de las terrazas de la discoteca. 

Sin duda, las fiestas de la discoteca de El Poblenou son algunas de las más épicas de la ciudad, pero también de las más surrealistas. Por el momento los miércoles –día en el que se celebra El Dirty, una fiesta enfocada al público joven y universitario– siguen siendo los más temidos para el vecindario y los más aclamados para los internautas, que disfrutan visualizando los mejores momentos.