ARCHIVADO EN:

Con la boca bien abierta. Así se han quedado los seguidores de Toñi Moreno después de conocer el via crucis que atravesó en silencio hace apenas cinco años. Y es que la presentadora nacida en El Prat de Llobregat se ha abierto en canal en una charla por Instagram con el canal de Vodafone España.

A pesar que desde que nació su hija Lola, hace ya un año, se encuentra en el momento más dulce de su vida, la televisiva barcelonesa ha confesa que hace un lustro su realidad era muy distinta, y que sufrió una fortísima depresión que le hizo tocar fondo. "Me quedé sin trabajo, así que estaba en mi casa con una depresión como un caballo", ha explicado. A los problemas profesionales se le unieron en seguida las dificultades económicas, por culpa de un asesor que había trabajado para ella: "Me quedé sin un euro. No tenía dinero, ni empleo, ni perspectiva".

 

Pero eso no es todo, porque además también acababa de separarse. "Había tenido una ruptura muy gorda. Era el peor año de mi vida", ha recordado en la red social de Mark Zuckerberg.

Aunque de todo se sale, afortundamente, y a Toñi la ayudó a salir del pozo el dueño de una escuela de coaching. Ahí acudió con un curso gratuito, y fue ganando confianza en ella misma hasta resurgir, como el ave fénix, de sus propias cenizas. Toda una lección de vida.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.