En la calle Avinyó de Barcelona, la misma que acogía años atrás a la estadounidense American Appareal, se encuentra la cuarta tienda de Supreme en España. Pese a lo que puede parecer, no es la misma Supreme que fundó James Jebbia y que está presente en algunas de las principales capitales del mundo como Nueva York, Londres o París. Se trata de Supreme Spain, una empresa ya conocida en Italia por la polémica que desató su apertura y que desde 2016 lleva vendiendo ropa y accesorios con el mismo logotipo que la firma original. 

 

follow me swag GIF

 

Este movimiento es conocido bajo el término legal fakeOcurre cuando una empresa utiliza el logotipo y el nombre de una marca ya existente y se inspira en el merchandising oficial para crear sus propios productos y venderlos como si fueran originales. Todo ello amparado por la legalidad, aprovechándose del descuido de no registrar el nombre de la empresa a nivel global. Los fans de Supreme, cansados de coleccionar intentos fallidos de compra, han encontrado en Supreme Spain el consuelo para calmar los deseos del hype que rodea a esta comunidad.

ALEJÁNDOSE DE LA FALSIFICACIÓN

La diferencia entre los productos falsificados de otras marcas como Nike o Adidas que podemos encontrarnos por la calle y el caso de los conocidos como legal fake radica en el objetivo último del negocio. En este caso, Supreme Spain no busca convertirse en Supreme New York, pero se aprovecha del gran éxito que tiene en el mercado español para, sin engañar al público, causar cierto desconcierto sobre su origen.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Celebrating 25 Years. The mini ramp behind the shop, Lafayette St., 2009 📷 @filename.jpeg

Una publicación compartida de Supreme (@supremenewyork) el

 

La firma Supreme ya llevó a los tribunales a esta empresa en Italia en el año 2016. Y en 2018 la justicia italiana les dio la razón, acusándola de competencia desleal y cerrando su negocio online, además de sus tiendas físicas. Sin embargo, la firma ha probado suerte ahora en nuestro país, con un total de cuatro tiendas en Madrid, Barcelona, Ibiza y Palma de Mallorca, todas ellas situadas en enclaves estratégicos. En el interior de ellas, así como en su página web, podemos encontrar clones de los productos que la firma original vende (y agota) en escasos segundos cada jueves a las 12 de la mañana.