ARCHIVADO EN:

En qué momento perdemos esa creatividad y genialidad por la que se destacan los más pequeños de la casa. ¿Cuándo dejamos atrás esas preguntas ingeniosas y esa mente llena de imaginación? ¿Nacemos con la creatividad o la desarrollamos con el tiempo? 

Según un estudio realizado por un equipo de investigadores de la NASA y dirigido por George Land y Beth Jarman, la creatividad y la genialidad es innata en los humanos. A través de una prueba creada por Land y Jarman se pudieron obtener increíbles resultados en los que, a través de un examen realizado a 1.600 niños de entre 4 y 5 años se confirmo que ser creativo se nace, aunque luego se puede potenciar. 

Tras revisar los resultados, se concluyó que el 98% de los niños nacen como genios creativos, ya que tienen una gran capacidad resolutiva ante los problemas, además de ofrecer ideas innovadoras. Aunque el test también muestra una realidad menos positiva, y es que tras 5 años se realizó el mismo test a los mismos niños que tenían 10 años, y los resultados fueron muy distintos: solo el 30% de ellos seguían siendo altamente creativos. Tras 5 años más, con 15 años, los resultados mostraban que solo el 12% resaltaba en creatividad. Fue entonces cuando los investigadores se preguntaron en qué punto empezamos a perder la creatividad y por qué. 

Según George Land, la pérdida de creatividad esta vinculada al sistema educativo instaurado en la actualidad que provoca que el genio creativo innato acabe marchitándose con el tiempo. El hecho de generar ese miedo a pensar diferente, a realizar exámenes tipo test donde solo existe una respuesta fija y no un quizás o una argumentación hace que la imaginación y creatividad se disminuya. 

MÉTODOS PARA EVITARLO

Según George Land no todo está perdido, hay métodos para evitarlo. El investigador habla de dos tipos de pensamientos con funciones distintas: el pensamiento divergente con el que creamos ideas novedosas y originales, y por el contrario el convergente, caracterizado por el desarrollo lógico y racional para tomar decisiones o realizar juicios. Este último actúa como freno para la imaginación y la libertad creativa de los niños.

business commerce composition 6213

 Lo importante es darles libertad para ser lo que quieran ser y cierta independencia para llevar a cabo sus ideas y fomentar su capacidad resolutiva de problemas. Dar rienda suelta a su imaginación pasa por no sepultar su despertar creativo con imposiciones que finalicen en miedo a expresar lo diferente o lo que no cumpla el patrón establecido.